Llega Sidibé mientras se abre la puerta de salida para Oyarzun y Sidoel

Moussa Sidibé, en su primer entrenamiento con el Córdoba.

De nuevo, la previsión se incumple. Tras un mes de enero ciertamente tranquilo, no en los despachos claro está, el cierre de mercado se produce como es habitual por estos lares. Porque el Córdoba tiene bastante tarea pendiente aún. Si las perspectivas de la entidad se cumplen, este lunes debe traer consigo entre dos y tres salidas y uno y dos fichajes. Es decir, al conjunto blanquiverde, así como a su entorno les toca vivir otro día de infarto en cuanto a la configuración de la plantilla se refiere. Como muestra de lo que puede suceder se encuentra el entrenamiento del primer equipo, a cuyo grupo se incorpora ya el hasta ahora último refuerzo del club. Moussa Sidibé ya conoce a sus nuevos compañeros, entre los que sin embargo no está Alberto Salido. Aun así, la ausencia del joven delantero en la sesión efectuada en la Ciudad Deportiva no es la más significativa. Más bien al contrario, el apunte más señalado esta vez lo dejan Alain Oyarzun y Darren Sidoel, que tampoco se ejercitaran y con quienes se negocia sus bajas.

La actividad es elevada este lunes. Para empezar, y en efecto, Moussa Sidibé, cuya incorporación en forma de cesión por la Ponferradina confirmó el Córdoba la noche del domingo, se halla en la ciudad y con el cuadro califal. Como es lógico, lo primero que hubo de hacer el maliense fue someterse a los pertinentes reconocimientos médicos en el Hospital San Juan de Dios. Después debía hacer acto de presencia por primera vez en la Ciudad Deportiva. Si bien el conjunto blanquiverde inició su práctica después del choque del domingo con el UCAM Murcia a las 11:00, aproximadamente y según estaba fijado, el extremo tardó unos minutos más en llegar a las instalaciones. Razón de ello era, por supuesto, la ajetreada agenda que tenía en su estreno como jugador cordobesista. Lo cierto es que no faltó y terminó por adherirse al grupo de trabajo.

Con todo, el debut en un entrenamiento del extremo africano no era el único asunto de relevancia en esta ocasión. También correspondía conocer si Alberto Salido quedaba fuera definitivamente de la rutina de la plantilla. Así fue. El joven futbolista, cedido por el Atlético de Madrid -de su filial-, se ausentó de la sesión en la Ciudad Deportiva con motivo del cierre de su salida. El delantero apenas contó con unos escasos minutos a lo largo de la temporada hasta la fecha y desde antes de abrir el mercado invernal ya intuía que terminaría fuera. En romper el contrato de préstamo del atacante trabajaba en ese instante la dirección general deportiva de la entidad, que además actuaba en este sentido también con otros dos jugadores. Estos eran y son Alain Oyarzun y Darren Sidoel.

El guipuzcoano no acabó de convencer al área técnica del conjunto blanquiverde. Su rendimiento estuvo en casi todo momento por debajo de las prestaciones que de él se esperaban. De ahí que, de buenas a primeras como quien dice, viera abierta la puerta de salida. El adiós del extremo comenzó a adivinarse el sábado, cuando el entrenador, Pablo Alfaro, no le incluyó en la convocatoria para el duelo con el UCAM Murcia. Y eso ocasionó que el equipo se presentara en La Condomina con una lista incompleta, con 19 expedicionarios. Los pronósticos se cumplieron en este caso, ya que el atacante no estuvo en la práctica del cuadro califal de este lunes. Enseguida, CORDÓPOLIS tuvo opción de confirmar, por fuentes del club, que, en efecto, se trabajaba en El Arcángel para su desvinculación.

Lo mismo sucedía a primera hora de la mañana con Darren Sidoel. En su caso, la posibilidad de que abandone la entidad sorprende menos quizá. Más que nada porque apenas contó con oportunidades en el primer tramo del campeonato. Si bien el neerlandés, que llegó con el aval de Juan Gutiérrez Juanito, director deportivo del primer equipo, arrancó la temporada como titular, enseguida salió de los planes del entrenador de turno. Primero fue Juan Sabas quien no mostró confianza en el centrocampista, también por el hecho de que Alberto del Moral irrumpió en los esquemas del primer equipo. Tampoco Pablo Alfaro le concedió minutos con posterioridad, tras el relevo en el banquillo, y su nombre empezaba a incluirse en las quinielas de probables bajas en el mercado de invierno. Su salida también la negocia, por tanto, el conjunto blanquiverde en un día que va a ser agitado.

Etiquetas
Publicado el
1 de febrero de 2021 - 12:15 h
stats