El Córdoba cambiará sus servicios médicos

Jesús Álvaro, atendido por los servicios médicos del Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Cerrado el mercado de fichajes los movimientos no van a cesar. Al menos así lo tiene planteado el Córdoba, que apuesta por un cambio en otro ámbito. En concreto, el club apuesta por modificar sus servicios médicos. La decisión en este sentido es no efectuar la subrogación del contrato de Clínicas Beiman para la gestión en esta materia, hecho éste que puede provocar una variación ya en las próximas semanas. Para tal medida la entidad califal tiene como razón la cuantía que abona en esta materia, que entiende demasiado elevada.

La decisión está tomada aunque todavía no cerrada. En efecto, el motivo no es otro que el coste que supone el mantenimiento del contrato que en su día firmó Jesús León con Clínicas Beiman. Fue después de que el anterior presidente del Córdoba optara por prescindir de los servicios de Javier Bejarano, cuyo caso por cierto vuelve a estar presente este martes. Pero éste es otro asunto. La gestión de los servicios médicos de la entidad se otorgó en enero a la red de centros especializados, representados por el doctor Bernardo Viana en este caso. Aunque otros tres facultativos fueron puestos al servicio del conjunto blanquiverde, que también encontró asistencia de fisioterapeutas y especialistas en nutrición.

El caso es que la gestión de los servicios médicos se rubricó con unas cantidades de remuneración que no distaban apenas de las que tenía el anterior equipo dirigido por Javier Bejarano. La cuantía ronda los 20.000 euros mensuales, que son aproximadamente los que eran abonados al anterior galeno a través de Cordobesa de Terapia Avanzada, de la que era -y es- administrador único. Cabe recordar que durante un período al final de 2019 la continuidad de Clínicas Beiman en la mencionada materia estuvo en el aire debido a los impagos que, como los empleados y otros proveedores, sufrió. Ahora los nuevos gestores apuestan por dar un cambio en este sentido con el fin de rebajar los emolumentos.

Sin fecha aún para la incorporación de otro cuadro de galenos, es muy probable que ésta se produzca antes de terminar la presente temporada. Clínicas Beiman asumió la responsabilidad de los servicios médicos, como quedó mencionado -y publicado en su momento-, tras la ruptura del contrato que ligaba al Córdoba con Javier Bejarano. Más en concreto, con Cordobesa de Terapia Avanzada. Fue en enero cuando Jesús León, entonces presidente de la entidad, decidió acabar con una relación que alcanzó cifras realmente altas tras el acuerdo sellado entre el anterior propietario, Carlos González, y el galeno en 2014. La duración creció a los diez años con un pago de unos 240.000 euros anuales en caso de que el club militara en Segunda.

Precisamente aquella cifra, a la que se acerca Clínicas Beiman, fue lo que llevó, entre otras cuestiones distintas a las laborales, a la abrupta ruptura con Javier Bejarano. El hasta entonces jefe de los servicios médicos de la entidad optó después por interponer una demanda por la que reclamaba -y reclama- más de 1,5 millones de euros. El juicio arrancó en junio con una primera vista y curiosamente este martes va a continuar con otra testifical. El tema regresa de nuevo, de esta forma, a la Ciudad de la Justicia. El Córdoba había replicado tiempo antes, en junio, a la reclamación del doctor y aseguró que sólo debía de abonarle la cantidad adeudada hasta el día de su despido, unos 87.000 euros según publicó Diario Córdoba en la fecha mencionada.

Etiquetas
stats