“El Córdoba apuesta por mí y yo lo hago por el club”

Sergi Guardiola, en la sala de prensa tras el anuncio de su nuevo contrato | ÁLEX GALLEGOS

El Córdoba y Sergi Guardiola se han lanzado una apuesta cruzada. Por el futuro. El deportivo y el económico. Si ambos van de la mano y el delantero no se mueve de El Arcángel sería una magnífica señal. Todo a su tiempo. De momento, todo el mundo sabe ya que el goleador blanquiverde tiene contrato en vigor hasta 2022 -el anterior duraba hasta junio de 2019- y que su cláusula de rescisión se establece en 15 millones de euros. La anterior era de 2'5, con condiciones especiales para la salida del jugador en caso de descenso. “Se podía ir por un bocadillo de mortadela”, dijo muy gráficamente Luis Oliver, el director deportivo, quien exhibía una sonrisa justificada. El patrimonio del Córdoba queda protegido.

Guardiola, parco en palabras, escuchó esbozando una sonrisa la presentación que le hizo Oliver. “Él ha querido ser la primera piedra de este gran proyecto que va a ser el Córdoba en los próximos cinco años y ha renovado por cuatro. Es una gran alegría para el Córdoba, un jugador franquicia, bandera, está cotizado y hay muchos equipos que lo quieren, porque no hay gol y él lo tiene. Es bueno para el equipo, para la afición, para el club, para la ciudad y para todo el mundo. Estamos todos tremendamente contentos y muy agradecidos a la valentía de Sergi Guardiola de ser el primero en apostar por el proyecto y coger la bandera que espero que sea de la salvación. Esto es un indicativo más de que el club está apostando fuerte, los jugadores se lo creen y estamos tremendamente felices”, dijo el navarro. Nadie habló así de él cuando llegó este verano como un fichaje secundario, a la sombra de la estrella de Jona Mejía. El fútbol da muchas vueltas. Y el momento, ahora, es de Guardiola.

“La verdad es que desde que entró esta nueva propiedad, encabezada por Jesús, me hicieron saber que contaban conmigo y que querían renovarme. Es un voto de confianza del club y por parte mía. Estoy contento”, expresó el jugador manacorí criado en Jumilla. Sus meses en el Córdoba han transformado por completo una carrera errática, con saltos de aquí para allá. “Cuando tú vas a un sitio nuevo siempre piensas que va a salir bien. En el aspecto individual sí, pero falta lo más importante, que es el objetivo del club, y es la salvación”, ha dicho Guardiola, que no paró de echar flores a la nueva propiedad. “Todo ha sido por ellos, esa es la verdad, ya que desde que entraron dedicieron apostar por mí en ese aspecto. Si he renovado es porque me han hecho creer que es un reto ganador”, ha apuntado.

¿Una renovación para una próxima salida? El recuerdo de la operación con Florin Andone sobrevoló el ambiente. Guardiola se desmarcó cuando le insinuaron que esta firma hasta 2022 podía ser una puerta para abandonar El Arcángel hacia otro destino. El interés de varios equipos fue admitido por Oliver. El delantero, sin embargo, se escabulló diciendo que ahora “hay que pensar en el objetivo y centrarnos en lo que verdaderamente es importante”. No eludió, sin embargo, la evidencia de la situación. “Cuando termine la temporada, en verano, ya hablaremos de lo que tengamos que hablar. Ahora mismo, mi objetivo es el mismo del equipo: salvarnos”, zanjó.

Etiquetas
stats