La Copa queda atrás: al asalto de San Mamés

Fede Vico trata de superar a un rival. | FERMÍN RODRÍGUEZ
El Córdoba regresa al trabajo este jueves para comenzar la preparación del duelo del sábado con el Athletic, que atraviesa un buen momento en Liga, pero no inicia bien el torneo del KO

Las dudas se acrecientan después de la última cita, sobre la cual poco tiempo existe para la reflexión. Ésta la ha de realizar el Córdoba al tiempo que cambia de nuevo el ‘chip’ y mira otra vez a la Liga. Porque en apenas dos días, el conjunto blanquiverde debe afrontar un nuevo encuentro del campeonato de Primera. El reto en este sentido está claro. No en vano es el mismo que tiene desde que comenzara la temporada. El cuadro califal persigue su primera victoria, que tampoco pudo conseguir en Copa. La andadura en el torneo del KO comenzó con otra derrota, que continuó a la sufrida el pasado domingo ante el Villarreal. De esta forma, el cuadro califal cuenta con la pretensión de cambiar de una vez su dinámica para así abandonar el pesado equipaje que carga hasta el momento. El triunfo vuelve a ser importante de cara a no quedar descolgado en la clasificación, pero también para ganar una confianza que en la competición liguera recuperó hace varias jornadas el Athletic de Bilbao, rival que espera el sábado (18:00) y al que, sin embargo, no le marchó demasiado bien en su primer duelo copero.

No tiene tiempo que perder por tanto el Córdoba, que este jueves regresa al trabajo con una sesión a puerta cerrada en que ya sólo se mira al conjunto rojiblanco. Toca aparcar la Copa y pensar únicamente en sumar por vez primera tres puntos de una tacada. La misión es difícil, pues los blanquiverdes tienen por delante a un adversario de entidad que atraviesa un momento dulce en Liga. El Athletic de Bilbao tuvo un inicio complicado, lleno de dudas, pues apenas sumó cinco puntos en las primeras ocho jornadas. Entonces, se veía abocado a observar la tabla desde la zona baja, con una mínima ventaja sobre el cuadro califal. Las circunstancias llevaban incluso a colocar en una posición delicada a Ernesto Valverde. Pero los leones despertaron y en las últimas cinco fechas del campeonato apenas concedieron un empate, de valor, en Mestalla. Su registro más reciente es de 13 puntos de 15 posibles, por lo que vuelve a encontrar un buen nivel en la competición. Diferente fue este martes su entrada en el torneo del KO, donde no fue capaz de superar al Alcoyano. De hecho, estuvo a punto de cerrar la ida con un resultado similar al obtenido por el equipo de Djukic en Los Cármenes, de no ser por un gol en el último suspiro de Borja Viguera.

Así las cosas, las dos escuadras alcanzan el duelo del sábado con la intención de endulzar el paladar después del sabor amargo que les dejó la Copa. Mucho más por parte de un Córdoba que ante el Granada pareció dar un paso atrás en la evolución del juego desde la llegada de Djukic al banquillo de El Arcángel. El partido del conjunto blanquiverde en tierras nazaríes poco tuvo que ver con lo que en las últimas citas ligueras se pudo ver. Si bien en éstas no consiguió sumar su primera victoria del curso, que ya tarda demasiado en llegar, ofreció síntomas de mejoría. Unos síntomas que se esfumaron en el choque ante los granadinistas. Por tanto, al cuadro califal no sólo le corresponde buscar el triunfo, que se presenta como el objetivo prioritario, sino también recuperar sensaciones. Y las dificultades no sólo estarán en su propia estima y en la envergadura del rival, pues además cuenta con la baja de Fede Cartabia. El hispano argentino se perderá el duelo de San Mamés por sanción y el técnico habrá de buscar la mejor solución para tratar de evitar que su ausencia no se note en exceso. No será el atacante el único jugador con el que no podrá contar el serbio, ya que Iago Bouzón se encuentra lesionado, al igual que un Rossi que quizá tampoco llegue para ese choque. Por si fuera poco, resurgen las dudas con Crespo, que se retiró al descanso en el encuentro en Los Cármenes.

Etiquetas
Publicado el
4 de diciembre de 2014 - 13:21 h
stats