¿Qué me están contando?

Aficionados del Córdoba en una protesta en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

La cuenta atrás sigue su curso para que el grupo Infinity, representado en España por Crowe, con capital de un fondo de Baréin, se haga con el poder en el Córdoba CF bajo una nueva denominación empresarial -Unión Futbolística Cordobesa- y con el mismo fondo de siempre. Eso sí, pagando salarios atrasados y garantizando que el club seguirá compitiendo en el grupo cuarto de la Segunda División B.

El juez de lo Mercantil lo ve claro. El magistrado Antonio Fuentes ha defendido la idoneidad de sus medidas -segundo concurso de acreedores y autorización de la venta de la unidad productiva, que determinará finalmente el administrador Francisco Estepa- pese a los recursos que han presentado extrajabajadores de la entidad, Azaveco (Carlos González) y la Federación Española de Fútbol. Los reparos -con tufo a negativa rotunda- de la RFEF son el principal motivo de inquietud para el cordobesismo, que teme que su equipo pierda la plaza en la Segunda B. Las posturas de los implicados en la operación están desde hace días en el escaparate mediático. Mientras, los aficionados de a pie exponen sus inquietudes a través de las redes sociales o en comunicados públicos de distintos colectivos que agrupan a seguidores que jamás habían visto -ni ellos ni nadie- nada igual.

Manuel Pastor, vocal de Minoritarios CCF, asegura que la solución de Infinity le genera “recelo” porque “hubiera sido más lógico” que llegara “con mayor solvencia, sin tanta prisa y premura” y “sabiendo quién está detrás”. “Como cordobés y cordobesista, esta propuesta me produce dudas”, afirmó en declaraciones al programa 'La Jugada' de Canal Sur Radio. “No somos tontos y sabemos que esto no se hace en un día”, subrayó en referencia a la creación de la sociedad anónima deportiva -Unión Futbolística Cordobesa- para convertirse en el nuevo soporte de un Córdoba “que perdería su esencia y su historia”. “Yo llevo viendo al equipo desde que era un niño y si sale esto de la Unión, yo me desconecto sentimentalmente”, confiesa.

El portavoz del grupo de pequeños accionistas del Córdoba insiste en que “hay tiempo” de “buscar una salida distinta” porque “hablando se entiende la gente”. Insiste en que salida pasaría por “contar con los acreedores” y “mirar por el presente y futuro del Córdoba”.

“Vamos a intentar tener una oferta alternativa previa a la adjudicación para garantizar que el Córdoba siga siendo el Córdoba”, pese a que León “ha hecho una gestión tan nefasta que ha multiplicado la deuda” y “no ha dejado nada”. Pastor advierte que lo intentarán “hasta el último cartucho” y reconoce que el fin es tener “un inversor solvente, a largo plazo, no especulativo y que favorezca el control del club por parte de gente cordobesista, con representación local”. “Nos interesa una buena solución para el Córdoba; hay que ser humildes y aceptar situaciones por el bien de un club con su escudo, su colores, su estadio, su himno y su identidad”, resalta.

Reacciones en las redes sociales

Las dudas de los seguidores han quedado patentes en mensajes como el de María Duque, una fiel blanquiverde.

https://twitter.com/mariaduque01/status/1199678467668893697?s=20

El abogado Diego Molina, un habitual colaborador en distintos medios de comunicación, también ha expresado sus dudas con respecto a la operación planteada.

https://twitter.com/Agilulfo67/status/1199229468709138432?s=20

El expresidente del Córdoba Paco Rojas se ha mostrado particularmente crítico con la solución adoptada por el juez para salvar al Córdoba.

https://twitter.com/pacorojas1948/status/1199452473221697542?s=20

La Peña Sangre Blanquiverde, una de las más activas en los últimos años, ha manifestado su apoyo incondicional al club.

https://twitter.com/SBvCat/status/1199061763712602112?s=20

Etiquetas
stats