Por la conjura en el Palacio

Los jugadores del Córdoba Patrimonio celebran un gol en Vista Alegre | MADERO CUBERO

Tantas veces sea repetido, tantas veces sea necesario recordarlo. En esta ocasión no es un tópico sino una verdad. Los datos hasta la fecha lo demuestran. Pero también es una premisa esencial. Se trata del fundamento del discurso competitivo del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, que no es otro que la lucha por la permanencia. Marcado el objetivo, el club tiene clara la hoja de ruta para alcanzarlo. Ésta es la fortificación del Palacio Municipal de Deportes Vista Alegre, donde se muestra como un rival complejo para cualquiera en su debut en Primera. A la mejor liga del mundo se aferra el cuadro califal, y por ahora lo hace con argumentos que desde sábado pretende reforzar. Sin embargo, no le va a ser sencillo de entrada pues recibe no sólo al octavo clasificado. El Levante es mucho más en este caso, ya que recala en la ciudad como el cuarto mejor visitante del campeonato.

El potencial del adversario, así como su capacidad para hacer daño en feudo ajeno, es asunto que desde luego no pasa por alto el Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Aun así el equipo de Maca piensa mucho más en sus posibilidades y, en efecto, en su rol de temible anfitrión. Un papel éste al que desea otorgar más relevancia si cabe en una segunda vuelta que comenzó el conjunto blanquiverde con una derrota en la pista del Osasuna Magna (5-3). En Navarra dio de nuevo una gran imagen pero otra vez cedió. Esta dinámica ha de cambiar, ya lo avisó su entrenador antes incluso de cerrar 2019. A dicha idea se une en el recién iniciado 2020 otra no menos importante: “Vista Alegre tiene que ser nuestro santuario”. De tal forma expresó el preparador califal lo esencial de sumar la mayor cantidad posible de puntos de cuántos se disputan en ese recinto.

Por la conjura en el Palacio trabajó por tanto el conjunto blanquiverde esta semana y por ella la afición debe mostrar una vez más su compromiso. Todo en el primero de los ocho encuentros que Vista Alegre ha de albergar de aquí a final de temporada. Quizá con tres o cuatro victorias sea suficiente para conseguir la salvación, qué mejor que sellarlas en casa. A ello se pone ya desde este sábado (19:00) un Córdoba Patrimonio de la Humanidad que va a presentar pocas novedades respecto del anterior choque. Más que nada porque las principales que podrían darse tienen que esperar. Ni Dani Fernández ni Kazuya Shimizu están preparados para entrar en acción. Al menos así lo entendió Maca en relación a los dos fichajes del club este mercado de invierno. Para este duelo tampoco está Koseky, que no pudo ejercitarse con normalidad los últimos días tras sufrir un golpe en su rodilla derecha en la contienda ante el Osasuna Magna.

Con todo, el Córdoba Patrimonio de la Humanidad afronta el choque con el Levante con plena confianza en sus posibilidades. También con el grato recuerdo de la victoria que logró en Paterna en su segunda jornada en Primera. Pero cuidado, porque ahora las circunstancias son otras. Al cuadro califal ya le conocen, tanto como a sus virtudes pero también a sus carencias, los rivales de una competición en la que los valencianos tienen un alto rango. La pasada campaña disputaron el play off por el título y ésta ya tienen el pasaporte para la Copa de España. Son octavos, y eso que no acaban de dar forma a una buena dinámica. Lo cierto es que el equipo granota está un escalón por encima con jugadores como el montoreño Cecilio, su líder, Cuzzolino o Gallo. Estos son algunos de los nombres a tener en cuenta.

Además, el Levante tiene una baza que juega directamente en contra de la fortaleza del Córdoba Patrimonio de la Humanidad como local. Ésta es su capacidad de sumar lejos de su feudo. El conjunto valenciano es hoy por hoy el cuarto mejor visitante de la mejor liga del mundo, un rol éste con el que apenas perdió un partido y logró vencer cuatro -con dos empates para completar el balance-. Fue así cómo hasta ahora sumó más fuera de su pista que en ella: 14 puntos por 8. Este dato viene a confirmar que es muy necesaria, tanto como siempre pero un poco más que nunca, la comunión entre el equipo de Maca y su afición. Sobre todo porque el trayecto final hasta la permanencia comienza ya en Vista Alegre.

Etiquetas
stats