“Los clubes saben quiénes son las ovejas negras”

Pedro Benítez, delegado en Córdoba del Colegio Andaluz de Árbitros | ÁLVARO CARMONA

“Todos los clubes tienen ovejas negras entre sus seguidores y saben quiénes son”. Lo dice Pedro Benítez, delegado en Córdoba del Colegio Andaluz de Árbitros de Fútbol, un estamento situado en el eje de la maquinaria organizada -en alianza con todos los actores del planeta fútbol- para erradicar la violencia -física y verbal- de los recintos deportivos. “Hace años pensaban que esto era una utopía”, dice el directivo arbitral, quien considera que la labor formativa y educacional es de relevancia capital en el terreno del fútbol base. Benítez se ha referido en el programa La jugada de Canal Sur a los incidentes que ocurrieron este pasado fin de semana en el campo de La Asomadilla, donde el árbitro decidió ordenar el desalojo del público de la instalación a falta de dos minutos para el final del partido Deportivo Córdoba-Fundación Lucena, de Tercera Andaluza Juvenil. ¿El motivo? Los insultos que recibía desde un sector de la grada y que, según ha indicado el presidente arbitral en el canal autonómico, estaban referidos en su mayoría “al aspecto profesional del árbitro, que es policía nacional”, ya que el encuentro de fútbol “iba 4-2 y estaba decidido”.

La cuestión es que el colegiado cordobés Notario Rodríguez, harto de escuchar improperios, ordenó al delegado de campo que organizara la salida de los espectadores del recinto de La Asomadilla. Rafael Román, entrenador del equipo local que circunstancialmente ejercía la labor de delegado, comunicó la situación a los espectadores -en su mayoría familiares de los futbolistas- y los seguidores abandonaron su ubicación para presenciar el resto del partido -dos minutos más el descuento- detrás de las vallas. “El árbitro no tiene potestad para expulsar a los espectadores, pero sí para decírselo al delegado y posteriormente consignarlo en el acta”, explicó Benítez en Canal Sur sobre la simbólica tarjeta roja al público de La Asomadilla. “El desalojo se produjo sin incidentes”, añadió.

Los episodios de violencia relacionados con los padres y madres de los futbolistas están siendo desgraciadamente frecuentes en el fútbol base. El Colegio de Árbitros tiene en marcha un programa de educación deportiva en el que va de la mano con la Diputación de Córdoba y en el que “encontramos la colaboración de la mayoría de los clubes”, dice Benítez, quien resalta que hay una iniciativa pionera en la categoría bebé. “Hay un cuadernillo de convivencia y un coach, Gabino Carmona, que llevan el tema. Se trata de que los padres de los niños estén juntos en las gradas y se preocupen sólo de que sus niños se diviertan con el juego. ¿Qué sentido tiene sentarse separados, cada uno en un lado, y empezar a dar voces?”, dice Benítez, que recalca que “los clubes saben bien quiénes son las ovejas negras” porque los propios entrenadores de los niños lo sufren. En este sentido, hay clubes de Córdoba como el Club Deportivo Juanín y Diego que, en su afán por prevenir y corregir actitudes violentas desde las familias, ha optado por realizar grabaciones.

“Hay clubes importantes, como el Sevilla o el Atlético de Madrid, que han prohibido la entrada de los padres a los entrenamientos de los niños. Y eso es por algo”, asegura el dirigente arbitral. “Lo que hay que intentar es que no haya miedo cuando uno tiene que ir a jugar contra un equipo, o a un campo, o a un pueblo... Estamos hablando de jóvenes. Eso no sucede en el baloncesto, el balonmano, el voleibol. Es algo que tenemos en el fútbol, unos comportamientos adquiridos que hacen que la gente piense que aquí todo vale. Y no debe ser así”, ha explicado Benítez.

Etiquetas
stats