El Ciudad de Lucena, en crisis

Lance de un partido del Ciudad de Lucena | ÁLEX GALLEGOS

Esta semana es inusual pues son dos jornadas las que se disputan. La primera se desarrolla antes de alcanzar el sábado y está motivada por la festividad del Día de Andalucía. Y el comienzo de la misma tiene lugar precisamente este miércoles de la mano de uno de los cuatro representantes de la provincia. Así, arranca la vigésimo séptima jornada del Grupo X de Tercera con el Ciudad de Lucena en uno de los dos encuentros adelantados al resto. Un conjunto el aracelitano que no da buen inicio a la fecha en lo que se refiere a los intereses cordobeses. Más que nada porque sufre un inesperado tropiezo ante un rival de la zona baja de la tabla como es el Xerez. Por lo menos, eso sí, logra salvar un punto después de verse remontado (2-2).

Definitivamente, el Ciudad de Lucena está en crisis. Porque con su empate en el duelo con el cuadro azulino encadena ya cuatro jornadas sin conocer la victoria. Guarismos estos que le impiden recuperar el liderato y que incluso le pueden ocasionar una triple igualada en la clasificación. El caso es que el equipo dirigido por Dimas Carrasco dejó escapar una magnífica oportunidad para reforzar su situación de privilegio en la tabla, en un play off que va camino de endurecerse en próximas jornadas. Principalmente por el rango de su adversario, un Xerez que trata de huir, muy a duras penas, de zona de descenso. Ahora está fuera gracias a un punto que además resulta negativo para otros dos representantes de la provincia, el Pozoblanco y el Córdoba B.

Si bien fue el conjunto aracelitano el que tomó la iniciativa al comienzo del encuentro, las ocasiones de gol no se sucedieron en demasía. Tanto fue así que fue necesario esperar hasta el minuto 42 para que Javi Henares viera puerta. El Ciudad de Lucena conseguí adelantarse en el momento justo, quizá cuando más duele pues al descanso se llegó ya con el 1-0 en el tanteador. Pero nunca se puede dar nada por hecho y el Xerez lo demostró en la segunda parte. Primero con un gol de Cristian en el 61 y luego con uno más en el 79. El segundo fue obra de Fran Sabaté. De repente, a poco más de diez para el final del tiempo reglamentario el cuadro celeste se veía sorprendido en su estadio. Por suerte, Mario Ruiz apareció en el 83 para establecer el 2-2 que resultó definitivo. Menos es nada.

Etiquetas
stats