Chicos, tenemos una deuda pendiente en El Arcángel

El preparador físico, Chema Sanz, dirige una sesión | MADERO CUBERO
El Córdoba, que ha perdido cinco de sus seis últimos partidos en casa, cierra filas para homologar su rango de candidato al ascenso ante un inquietante Alavés

Seguir coleccionando decepciones en El Arcángel sería horroroso para el Córdoba. Seguramente no irreversible, porque esto es Segunda, pero sí muy dañino para componer el cuadro más deseable con vistas a la cuenta atrás de las diez últimas jornadas. El equipo de Oltra es un aspirante que no lo parece. Al menos, no en su reino, transformado en una barraca en la que todo el mundo se lleva premio durante un 2016 de corte canalla. Los blanquiverdes han perdido cinco de sus últimos seis partidos en casa. Tres puntos sobre 18 posibles. Una estadística sonrojante que, sin embargo, no ha servido para sacar al Córdoba de la zona de arriba. Es más, está a tiro de la segunda posición, que otorgaría el ascenso directo a Primera. Así funcionan las cosas en la categoría de plata, que admite muertes y resurrecciones hasta el final. El Córdoba-Alaves (domingo, 12:00) no es, desde luego, una cita cualquiera.

El Córdoba lleva seis partidos seguidos encajando gol en El Arcángel. Solo fue capaz de vencer al desvencijado Mallorca (3-1) y perdió todos los demás: Mirandés (1-2), Leganés (2-3), Zaragoza (0-2), Osasuna (0-1) y Lugo (1-2). La racha, que marca un récord negativo en la historia del club en Segunda División, ha servido para propagar una sensación de vulnerabilidad que ha desinflado el ánimo de un sector del cordobesismo. Los últimos encuentros en casa han terminado entre los pitos y la indiferencia. Mal síntoma. Si los tres puntos ante el Alavés -que, por cierto, lleva cinco jornadas sin ganar- resultan cruciales, el efecto que puede provocar una victoria para incentivar la ilusión del aficionado es incuestionable.

Oltra está preparando a conciencia un partido que puede marcar destinos. Le faltarán dos piezas capitales: Razak, su portero titular, y Florin Andone, su futbolista referencia y máximo goleador. No se ha escuchado llorar a nadie. Para qué. Cada cual lleva sus cruces y el Córdoba tiene que soportar la suya. Tiene una ventaja: sabía que esto iba a suceder. Lo del virus FIFA le quitará futbolistas y lo hará en momentos claves. Como el de este domingo o como en un hipotético play off, que tendría que encarar sin el concurso de Florin, que tiene opciones máximas de ser integrante de la lista definitiva de Rumanía para la Eurocopa. Para la meta tiene Oltra a Falcón. Para suplir al internacional rumano la solución no es tan sencilla: puede conllevar hasta un cambio de sistema. Se verá en los próximos días, después de que el técnico valenciano prepare a puerta cerrada los últimos detalles del encuentro.

Etiquetas
stats