Al césped para evitar la depresión

Los jugadores del Córdoba, en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva | ÁLEX GALLEGOS

Es complicado. Pero, como se suele decir, ¿quién dijo que fuera fácil? Quizá quien lo pensara antes del curso estaba equivocado. La magnífica pretemporada invitaba al optimismo, pero ya existía entonces la advertencia de que nada quería indicar eso. En esa idea insistió una y otra vez Luis Miguel Carrión, para el que también resulta difícil digerir el negativo inicio liguero del Córdoba. Cuatro jornadas y tres derrotas, con ocho goles en contra, conforman un inesperado mal balance para cualquiera. Más si cabe después de ceder con rotundidad ante el Barcelona B. La derrota que sufrió el pasado sábado en el Mini Estadi es de las que escuecen: siempre que uno cae goleado acaba destrozado anímicamente. Y eso fue lo que sucedió en la Ciudad condal, el vestuario terminó dolido con la paliza. Con el técnico ligeramente "cabreado", casi más por la imagen que por el resultado. Pero no hay lugar a la bajada de brazos. Eso persigue el conjunto blanquiverde, sacudirse el polvo, levantar la cabeza y seguir adelante. Nada mejor existe para eso que el trabajo.

Dicho y hecho. Al césped para evitar la depresión. La realidad del Córdoba después del duelo del sábado es dura. Sin embargo, el pensamiento no es otro que cambiarla. En eso va a poner toda su fuerza a partir de este lunes, en el que regresa al trabajo. El cuadro califal retoma los entrenamientos con la firme intención de olvidar la goleada en el Mini Estadi y de salir del peligroso bucle en el que parece haber entrado. La vista ya está puesta, desde este momento, en el Tenerife. Los canarios visitan El Arcángel el próximo domingo (20:00), en el que será su primer choque con los blanquiverdes en sólo tres días. Es decir, los de Luis Miguel Carrión tienen tiempo más que suficiente para sanar sus heridas y encarar el siguiente encuentro liguero con nuevas energías. O energías renovadas, cómo se quiera ver. El caso es que ahora no queda otra que pensar en el futuro.

Importa el mañana, pero interesa conocer el ayer. En ese sentido, el Córdoba afronta la nueva semana de entrenamientos con el balance defensivo como quebradero de cabeza principal. Alcanzar contundencia y seriedad en labores de retaguardia, no sólo en lo que a la zaga se refiere, es la principal preocupación del cuadro califal de cara a su partido ante el Tenerife. Es parte esencial de lo que trabajará a lo largo de los días venideros, con excepción del martes, jornada en la que el equipo descansará. El conjunto blanquiverde se ejercitará siempre en la Ciudad Deportiva a partir de las 10:30, salvo que haya modificación por parte de Carrión. Será a puerta abierta. Sólo el sábado, en principio pues el jueves hay opción de acudir también a ese escenario, los cordobesistas trabajarán en el estadio. Entonces, la sesión se desarrollará bajo cerrojo.

Etiquetas
stats