¿Sabéis ya cómo se celebra un play off en El Arcángel?

El Córdoba se gana el billete a su segunda fase de ascenso en tres años tras un empate sin goles ante el Mallorca

Apelando al sentido del deber, sin dejarse nunca llevar por la emotividad de un escenario magnífico, el Córdoba hizo lo que era necesario para firmar su objetivo. Nada más y nada menos. En un partido en el que los instantes de mayor belleza se produjeron en los prolegómenos y al final, el conjunto de “Chapi” Ferrer llevó al delirio a su afición con un ejercicio de pragmatismo que homologa su candidatura al ascenso. Le valieron los 61 puntos sumados y el coeficiente goleador favorable sobre el Recre, que protagonizó en la Nova Creu Alta de Sabadell una suerte de inmolación compartida. Los dos podían entrar y los dos se quedaron fuera. No hicieron los deberes como el Córdoba, que festejó sobre el césped el logro con todo el nivel de exceso que la ocasión requería. Se había clasificado al calor de su hogar, con las gradas repletas y un ambiente excepcional. Los instantes finales resultaron particularmente tensos. El árbitro pitó y los jugadores se quedaron parados en el campo, sin saber qué hacer. El público, entre el silencio y el murmullo, aguardaba la conclusión del resto de los encuentros temiendo una carambola maléfica. Los cordobesistas saben de qué estamos hablando. Pero no. Fueron sólo unos pcoos segundos. Los suplentes se abrazaban en el área técnica, loquitos por salir como aviones desde el banquillo. Cuando se escuchó por la megafonía que estaba prohibido invadir el césped, la explosión de júbilo fue monumental. El Córdoba está en el play off. El himno a capela retumbó por toda la ribera del Guadalquivir.

Córdoba y Mallorca se respetaron. Ambos tenían que agarrar los tres puntos para cerrar su objetivo -virtual en el caso blanquiverde- y qusieron dejarlo claro. De cualquier modo, exceptuando el fogoso arranque, el pleito transcurrió sin demasiados sobresaltos. A medida que se iban conociendo los marcadores en otros estadios, la parsimonia se hizo patente. Los baleares, sin embargo, la tuvieron clara en el minuto 2. Hemed agarró un balón dentro del área pequeña que le sirvió Álex Moreno y su trallazo raso lo desvió Juan Carlos. En el Córdoba, aplomo y disciplina táctica. Abel reclamaba contínuamente atención a sus compañeros. Los anfitriones pudieron dar el golpe por medio de Uli Dávila, que trató de recortar a Aouate cuando el meta israelí le había dejado la pelota muerta a los pies tras rechazar un disparo de Xisco.

Los locales, con los tanteos en otros campos a favor, recibieron una puñalada trapera con la lesión de López Silva, uno de sus jugadores clave. El onubense se tuvo que retirar por lesión y salió en su lugar Nieto. Más tarde, éste pediría la sustitución al sufrir molestias. Los cambios por obligación fueron un contratiempo para Ferrer, aunque el catalán resolvió con eficiencia el contratiempo y el grupo no perdió nunca la compostura. El Mallorca tuvo otra al filo del descanso en un balón que iba franco para Hemed pero que Iago Bouzón, con velocidad, interceptó. En el intermedio, la mejor noticia era que la combinación maléfica, esa opción dentro de 243 posibles que dejaba fuera al Córdoba aún ganando, se esfumaba claramente: el Barca B vencía en el Rico Pérez al Hércules por 0-2.

Las faltas lanzadas por Abel y un cabezazo de Bouzón fueron las situaciones más claras en la segunda parte para un Córdoba que actuaba con oficio. Peor se le ponían las cosas al Mallorca, que tal y como andaban los tanteos de otros campos pudo haber descendido si recibe un gol. Los de Olaizola sintieron la presión y se mostraron un tanto desconcertados, lo que aprovechó Ferrer para echar el resto y meter en el campo a Arturo en el sitio de Luso, reforzando la presencia en punta al lado de Xisco. Pelayo estuvo a punto de hacer el 1-0 y El Arcángel empezaba a paladear la fiesta. La caldera estaba en ebullición. Los jugadores del Mallorca, perdiendo tiempo de manera descarada, esperaban el final tanto como el Córdoba. El árbitro, Muñoz Mayordomo, decretó el final y hubo un tiempo de extraña angustia. Pero no ocurrió nada distinto a lo que el Córdoba merecía.

FICHA TÉCNICA

CÓRDOBA, 0: Juan Carlos, Gunino, Iago Bouzón, Fran Cruz, Dani Pinillos, Luso (Arturo, 75'), Abel, Pedro, López Silva (Nieto, 25') (Pelayo, 69'), Uli Dávila y Xisco.

MALLORCA, 0: Aouate, Ximo (Company, 48'), Agus, Bigas, Kevin, Martí, Iriney (Generelo, 38'), Brandon, Alfaro, Álex Moreno y Hemed (Geijo, 85').

ÁRBITRO: Muñoz Mayordomo (Comité Castellano Manchego). Amonestó con tarjeta amarilla a los visitantes Agus, Ximo, Martí, Company y Kevin.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 42 del campeonato de Liga Adelante, disputado en El Arcángel, que registró su primer lleno en liga desde la remodelación de noviembre de 2011 acogiendo a unos 20.800 espectadores.

Etiquetas
stats