Pablo Alfaro: “Ha sido un honor entrenar en un club como éste”

Pablo Alfaro, en El Arcángel.

Punto final y a la vez prólogo. La mañana de este lunes deja, de manera escalonada, el cierre de un ciclo y el comienzo de otro. Aunque lo segundo en realidad sucediera en primer lugar. En cualquier caso, el Córdoba cuenta con nuevo entrenador, que es Germán Crespo -hasta ahora técnico del filial-, y despide al que hasta el momento lo fuera, Pablo Alfaro. A diferencia de Juan Sabas, primer preparador califal este curso, el aragonés desea marcharse congraciado, sólo en cierto modo, con la afición. De ahí que la sala de prensa de El Arcángel acogiera al mediodía una rueda de prensa por su parte para expresar todo lo que creyera oportuno. Se produce el adiós con palabras de agradecimiento y, lo que es más importante, de ánimo en relación al proyecto fallido a corto plazo pero vivo a largo de Unión Futbolística Cordobesa (UFC) e Infinity.

La comparecencia ha arrancado con la perspectiva del director deportivo del primer equipo, Juan Gutiérrez Juanito, que ha lamentado el trance del conjunto blanquiverde. “Hoy es un día triste porque tenemos que prescindir de grandes profesionales, como lo han sido Pablo Alfaro y su cuerpo técnico”, ha afirmado de entrada en una rueda de prensa en la que también ha estado, aunque en segundo plano, el director general deportivo, Miguel Valenzuela. “Tenemos que agradecer esa profesionalidad en pos de sacar el máximo partido a una plantilla que no ha conseguido los objetivos desde hace tiempo y que intentando entrar en la nueva liga que se va a crear tiene muchísimas dificultades”, ha añadido. Esto último ha sido un mensaje claramente crítico con el rendimiento de la plantilla. Además, ha querido recordar que “en fútbol mandan los resultados” y ha aseverado que se está “en la obligación de luchar hasta última hora”.

Mientras, el preparador aragonés, destituido sólo unas horas antes, se ha mostrado comprensivo con la decisión del club antes de expresar todas sus sensaciones. “En estos momentos que son complicados, y yo lo entiendo, no podemos pedir paciencia. Pero que el cordobesismo siga creyendo en este proyecto, y lo digo de verdad”, ha subrayado al inicio del turno de preguntas. De esta forma, ha pretendido también dar un mensaje de ánimo más allá de la gratitud y de respaldo al trabajo de la entidad. “El proyecto va a salir bien porque hay muchísimas cualidades. Es cuestión de que siga el proceso, de que se mejoren aspectos. Es un proyecto que no tiene vicios, que tiene una gran ciudad detrás y una afición que merece mucho la pena”, ha expuesto en este sentido. “Creo firmemente que saldrá bien”, ha insistido.

“No hay que rendirse, que esto saldrá adelante”, ha reiterado el técnico maño ya en relación al apoyo que necesita el club, desde su punto de vista, por parte de la afición. Lo cierto es que, acerca de su destitución, ha sido elegante y ha apuntado que “en el fútbol hay que entender muchas situaciones que se dan”. De hecho, ha ido más allá al sincerarse sobre su posible destitución semanas atrás. “A lo mejor se podría haber producido antes o a lo mejor si ayer se gana, que se dieron situaciones para haberlo hecho por 1-3 o 1-4, seguiríamos una semana más. Esto forma parte de nuestro mundo y en ese sentido no hay el más mínimo reproche”, ha argumentado. Ya en un plano más personal ha comentado que su peor momento como entrenador califal está en “los últimos cinco minutos del partido ante el filial del Betis” pues “se fue todo al traste” en ese instante.

A pesar de la etapa tan difícil que ha debido vivir, Pablo Alfaro ha afirmado que “para nada” ha sido una pesadilla dirigir al conjunto blanquiverde. Más bien, todo lo opuesto: “Ha sido un honor entrenar a un club como éste, en una ciudad como ésta y con una masa social como ésta”. Por supuesto, no han faltado las preguntas acerca del plantel y su actitud, sobre todo tras el señalamiento público de Piovaccari o la desavenencia con otros futbolistas. “Hoy no es momento para eso. Cada uno es de una manera y tenemos que llevarlo, convivir y trabajar”, ha indicado. Antes ha querido recalcar que “el vestuario no está muerto” y que “hay que seguir estando con ellos, las opciones matemáticas hay que apurarlas hasta el final y son conscientes”. Por último, ha optado por un mensaje de aliento para su sustituto y para la entidad. “Le deseo lo mejor a Germán (Crespo) y al Córdoba, porque además todo lo que le pase bueno ahora será en beneficio de la institución”, ha dicho.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
19 de abril de 2021 - 14:59 h