Pablo Alfaro: "Tenemos la obligación de levantarnos"

Pablo Alfaro, en la banda de El Arcángel.

Vuelta a la imagen pobre. La temporada del Córdoba está siendo una auténtica montaña rusa y su presencia durante la próxima temporada en Primera RFEF pende de un hilo. Aun así, la victoria conseguida la semana pasada en Tamaraceite (0-1) hacía que los blanquiverdes podían dar un paso de gigante en este nuevo subgrupo recibiendo a la Balompédica Linense en territorio califa, principal rival a batir para alcanzar uno de esos dos puestos que te aseguran un puesto en la tercera categoría del fútbol español. Sin embargo y después de ir ganando al paso por vestuarios, los chicos dirigidos por Pablo Alfaro volvieron a dar una imagen desastrosa durante la segunda mitad, dejando que el conjunto gaditano finalmente remontase en apenas cinco minutos. En su paso por sala de prensa, el técnico maño se mostró decepcionado con el rumbo del equipo, aunque con energías para sacar esta situación adelante. "Yo sé que hoy estamos todos decepcionados y lo comprendo, pero ahora toca apretar los dientes y aferrarse", afirma.

Un partido donde el Córdoba comenzó dominando, pero que conforme pasaban los minutos de la segunda mitad, la Balompédica Linense se hizo dueño y señor de un encuentro que consiguió remontar en apenas cinco minutos. "Esperábamos un partido muy igualado. Ante un equipo que nos iguala en cuanto a números. Una primera parte que ha sido bastante completa, aunque ha habido fases un poco de alternancia. Hemos sido capaces de asociarnos por banda izquierda y hemos tenido más balón que el rival. Fruto de esto nos hemos puesto por delante y con las ganas de afrontar la segunda parte con sensaciones parecidas", afirma un maño que lamenta el tramo de indecisión que han sufrido sus chicos. "Ha habido cinco minutos de desconcierto y no hemos podido frenar a Koroma en dos acciones muy parecidas. Un partido que teníamos controlado, pero que se nos ha puesto al revés. No nos queda otra alternativa que apretar los dientes y pelear hasta el final. Tenemos la obligación de levantarnos".

Y es que Koroma ha sido el protagonista principal de la Balompédica Linense a lo largo de la segunda mitad. Tanto ha sido así que el mismo Pablo Alfaro lo ha catalogado como el mejor jugador del encuentro. "Koroma es un chico joven y hoy ha conseguido en cinco minutos los mismos goles que llevaba durante la temporada. Podía jugar en dos posiciones y nos ha hecho muchísimo daño. No hemos sabido controlarlo. El segundo gol es prácticamente una jugada calcada a la primera. Ha sido el jugador más determinante", explica un Pablo Alfaro que ha hecho autocrítica con lo visto hoy sobre El Arcángel. "Las evidencias no las podemos negar. Todos tenemos nuestra parte de responsabilidad. Hasta ahora, y de momento, nos está penalizando nuestros números de local porque de visitante somos un equipo muy sólido. Aquí nos está costando y es la realidad. Las fuerzas no les sobran a nadie y nos acaba penalizando. Insisto que no podemos rendirnos. Tenemos que seguir trabajando y minimizar todos los errores".

Por otro lado, esta situación deja al Córdoba a cuatro puntos del segundo clasificado, puesto que te asegura un hueco en la tercera categoría del fútbol español para la próxima temporada. Por ello, el margen de error es mínimo, aunque siguen habiendo opciones. "Nos tenemos que aferrar al trabajo. Sacarle el máximo rendimiento a nuestras virtudes. Hay que ser realistas. Los rivales también juegan y ya se ha visto que el Tamaraceite por ejemplo ha empatado fuera de casa ante el Sevilla Atlético. Todas las situaciones que nos lleguen en contra tenemos que minimizarlas. Es verdad que hoy teníamos un compañero con Covid, otro con acumulación de tarjetas y durante el partido hemos tenido que retirar a dos más. No nos queda otra que no rendirnos. Yo sé que hoy estamos todos decepcionados y lo comprendo, pero ahora toca apretar los dientes y aferrarse".

Mientras tanto, la incertidumbre crece en una grada que lleva sin ver ganar al Córdoba en El Arcángel desde la visita del Linares Deportivo (2-1). Mucho tiempo sin conseguir los tres puntos, un hándicap principal de los blanquiverdes en el final de la primera fase y en el inicio de la segunda. "Llevamos una serie de partidos seguidos en casa que nos cuesta muchísimo ganarlos. Esto genera una situación incómoda. Lo normal es que se vayan cabreados. Es cierto que con las bajas que tenemos, intentamos que en ningún momento se descosa el equipo. Jugar con Pio y Willy es una opción, pero tienes que alimentarlos. Tenías que desprenderte de un jugador de banda o mediapunta y era complicado. Han habido 10 u 11 minutos con esta situación porque después ha entrado Ródenas que es otro delantero. Entiendo la decepción, pero la intención era que el equipo no se descosa", analiza un técnico maño que se siente con ganas de seguir al frente del banquillo califa. "Yo tengo la ilusión y las fuerzas para seguir adelante. Esa es la intención. El fútbol tiene mil situaciones diferentes, pero tengo energía. No hay ningún partido donde el rival nos baila, pero sí que hay situaciones que nos cuesta. La realidad es la que es y el margen de error es mínimo", culmina.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
11 de abril de 2021 - 19:59 h