Crónica

Lucha, trabajo y victoria

Jugadores del Córdoba celebrando uno de los goles

0

Se marcaba como una jornada muy importante en el calendario. Ya no solo por tratarse de un nuevo compromiso lejos de El Arcángel, sino también porque coincidía con enfrentamientos en la parte alta de la clasificación, lo que iba a otorgar, en caso de victoria, mayor margen para los blanquiverdes en la cabeza de la tabla. Y así fue, no sin sufrir mucho, pues los de Germán Crespo se vieron en la obligación de remontar un resultado adverso inicial ante un Don Benito que consiguió neutralizar la fluidez de su rival, pero nada pudo hacer ante el gran acierto en la estrategia.

Con todo, el protagonismo fue local en arranque. El cuadro extremeño saltó al césped con la idea de imponer una presión alta para dificultar la salida de balón del Córdoba, y en cierto modo funcionó. Sin embargo, fue precisamente de esa problemática de la que supo sacar partido el cuadro blanquiverde, con un balón en largo que habilitó a Puga, dejándole completamente solo ante Sebas Gil. No obstante, el meta atajó bien la acción del lateral. Sea como sea, apenas cinco minutos había tardado el equipo califa en apuntar su primer acercamiento, que se sumó a la internada de De las Cuevas minutos después, y cuyo desenlace fue similar al de la oportunidad anterior. Unos minutos de vértigo que daban a entender que ambos planteles iban a ir con todo a por el triunfo.

Sin embargo, a partir de los diez minutos, la contienda se tranquilizó, al menos en lo que a ocasiones se refiere. Seguían las líneas altas y se procuraba buscar portería cada vez que había ocasión, pero sin producirse oportunidades francas de gol. Las ocasiones, aunque pocas, las seguía firmando el Córdoba, y tal que así sucedió a los 20 minutos por medio de un remate de Fuentes tras saque de esquina. Pero éste se marchó por muy poco. Eso sí, iba a ser el Don Benito el que diese el primer chispazo de genialidad. Y es que a todos sorprendió la acción de Abraham Pozo, en la que el jugador local se sacó un fuerte testarazo lejano al cual no consiguió llegar Carlos Marín. Se adelantaban los extremeños camino de la media hora de juego, con lo que el choque se ponía cuesta arriba para los califas.

Sin embargo, no tardaría en responder el Córdoba. En concreto, cinco minutos. Ese fue el tiempo que pasó hasta que llegó el empate blanquiverde. En efecto, Fuentes continúa mostrando que su pólvora sigue ardiendo, al aprovechar un balón muerto tras un rechace de la defensa dombenitense tras saque de esquina. Tablas dispuestas de nuevo. Además, el tanto alentó a los cordobeses, pues incluso pudo llegar el segundo poco después, y de nuevo en una acción de córner, aunque el remate al primer palo de Bernal se topó con el larguero.

Fue el Don Benito el que buscó y necesitó más la calma en aquellos instantes. El empate había desencadenado el instinto más ofensivo de los de Germán Crespo que, sin embargo, no encontraron de nuevo la vía del gol. Por contra, los locales quisieron demostrar que también tenían argumentos para incomodar a los cordobesistas. Otra vez Abraham Pozo puso en apuros a Marín con un gran remate, aunque ahora salió victorioso el guardameta blanquiverde. Y poco más dieron de sí los primeros 45 minutos de partido.

La reanudación no pudo ser más favorable en clave cordobesa. La remontada tuvo que llegar, cómo no, en jugada a balón parado. Salida a por todas y en tres minutos, por delante en el electrónico. Otro córner botado por De las Cuevas acabó con un potente remate de Gudelj a bocajarro y que ponía a los suyos al fin por delante en el partido. Se estrenaba como goleador el último fichaje califa, que está dejando excelentes sensaciones en tareas defensivas y ahora suma también en ataque. Eso sí, lejos de lo que ocurrió con el primer tanto, éste segundo propició la insistencia del Don Benito, que fue mejorando progresivamente a raíz de verse atrás en la contienda. También era lógico esperar un paso adelante de los locales, que comenzaron a poner en apuros al Córdoba, que por aquel entonces se vio obligado a atrincherarse.

Las rotaciones sirvieron finalmente para neutralizar el juego. El desenlace apenas gozó de acercamientos, ya que el Córdoba trató de tranquilizar el choque y aprovechar, siempre que pudiera, el contraataque. Precisamente de ahí salió la última oportunidad más clara del duelo, con un gran mano a mano de Antonio Casas que, tras dejar vencido a Gil, no pudo conectar con su golpeo hacia portería. Pero la felicidad se rubricó con el pitido final y con tres nuevos puntos que caen al casillero cordobesista, que sigue con paso firme hacia arriba. Dominante en casa, y ahora también lejos de ella.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
stats