Crónica

La fiesta continúa

Córdoba CF - Las Palmas Atlético

0

El equipo campeón volvía a su reino. Una semana después de certificar su promoción, el Córdoba CF regresaba a El Arcángel con la intención de festejar sobre el verde y junto a su afición ese ansiado y merecido salto de categoría. No sin olvidar el presente, eso sí, ya que aún resta un mes de competición, por lo que la vena de juego no puede disminuir su presión. Pero la fiesta y los reconocimientos eran inevitables, y los mismos comenzaron ya desde antes del inicio del partido, ya que los jugadores de Las Palmas Atlético realizaron el tradicional y protocolario pasillo a la plantilla blanquiverde, tras la conquista, como se ha dicho, del título de campeón del Grupo IV y su consiguiente ascenso a Primera RFEF. 

Lo cierto es que haber cumplido con el objetivo no debe propiciar una relación, pues justamente de esa posibilidad quiso aprovecharse el cuadro canario, que saltó al césped del feudo ribereño enchufado, y con un balón en largo sumó su primer acercamiento, que se resolvió con una buena parada por bajo de Carlos Marín tras un golpeo raso y escorado. Una puesta en escena atrevida, pero ante la que no tardaron en reaccionar los locales, que fueron apretando cada vez más hasta hacerse con el control de la situación. Tanto que, incluso, Casas encontró puerta a los seis minutos de partido, aunque el gol acabó anulado por fuera de juego.

Lo cierto es que los primeros compases no trajeron un juego realmente vistoso y fluido, ya que el conjunto de Germán Crespo acumuló muchas imprecisiones en los últimos metros. No conseguía el Córdoba hilvanar hasta el final una jugada de peligro real. Por contra, el filial amarillo insistía por las bandas, con centros continuos, principalmente por el costado derecho, aunque ninguno lograba encontrar rematador. 

En esas, fue la paciencia la que obró a favor de los califas, que en una jugada reposada y de circulación, consiguieron, al fin, encontrar la vía por el centro y, tras una gran combinación entre Simo y Casas, fue el delantero el que la puso en el fondo de las mallas con un fuerte disparo raso. El 1-0 sí que incentivó la relajación. Los dos conjuntos siguieron intentándolo, aunque poco trabajo tuvieron los guardametas de ahí hasta el descanso. 45 minutos cumplidos y la dinámica continuaba favoreciendo a los cordobeses que, en su propósito de mantener la motivación intacta, se han marcado otros objetivos secundarios como el de alcanzar el pleno de triunfos en casa. 

Y el reinicio no pudo ser mejor. Apenas tardó unos segundos el Córdoba CF en emprender su primera galopada de la segunda mitad, y la misma la dirigió Antonio Casas, quien, tras driblar a un defensa, consiguió establecer el 2-0 con otro disparo desde la diagonal y ajustado al poste contrario. Y pese a tener el marcador aún más favorable y el encuentro totalmente controlado, la ambición de Crespo no cesó, pues el técnico quiso dar entrada a más pólvora ofensiva con Perdomo, Luismi o Willy para que la fiesta fuese aún más acorde a lo que merecía la grada. Y por supuesto, por respeto al rival. Había que ir con todas las armas. 

Las Palmas Atlético también quiso dar un paso adelante, aunque sus acometidas ofensivas se limitaban a lo poco que podían construir a la contra. Sin embargo, en las cercanías al área de Carlos Marín no conseguían culminar con disparos certeros. Eso sí, la presión no cesaba, y de un robo en la frontal salió una acción rápida que a punto estuvo de sorprender al guardameta blanquiverde a la hora de partido. No obstante, una vez más, la misma no acabó en gol. Pero estaban siendo los mejores minutos del equipo visitante, y más cerca estuvo incluso Sergio Simón de recortar la distancia, aunque su remate a bocajarro lo consiguió repeler desde el suelo Álex Bernal de manera providencial. 

Sea como sea, la insistencia canaria tuvo sus frutos. Cómo no, a la contra. Así es, en el 64’ de partido, una acción rápida por banda acabó en un centro de David Vicente que, tras trastabillarse el balón entre jugadores de ambos equipos, éste se lo encontró de cara Iñaki que remató a placer ante lo cual poco pudo hacer el arquero califa. Estaba sufriendo realmente el Córdoba en esos momentos. Pero los buenos equipos se levantan de todo, y el Córdoba lo hizo como mejor sabe, haciendo goles. Luismi, a la contra, recogió un magnificó pase al hueco y no falló en el mano a mano para hacer el 3-1 y dar tranquilidad de nuevo a los suyos. 

Este gol sí que terminó de tumbar el ímpetu de los de Yoni Oujo. Un aspecto que no desaprovechó el Córdoba para seguir dando alegrías a su afición. Un pase en largo a la espalda de la defensa canaria lo recogió Willy que, con un control orientado, se plantó solo ante Cendón y no falló en su cita con el gol, estableciendo el 4-1. Por aquel entonces, la grada ya comenzaba a cantar eso de “¡campeones, campeones!”. Se acercaba el desenlace, aunque no el fin de fiesta. Tanto que Omar Perdomo quiso poner la guinda en el descuento al impactar un gran remate tras un centro medido de Luismi. 5-1 y punto final al partido. Pero no a las alegrías, ya que los jugadores se mantuvieron en el verde para continuar la fiesta junto a su afición.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
stats