Un objetivo claro: acabar con la sequía goleadora

Willy lamenta una ocasión perdida

En el fútbol, como en cualquier otro deporte donde una pelota es la protagonista, es esencial inaugurar tu cuenta goleadora para vencer al rival y conseguir tres puntos en tu casillero particular. Por ello, no son pocos los equipos que optan por un juego no tan vistoso para el aficionado medio, aunque sí rentable a la hora de ver portería. Aun así, el objetivo de cualquier plantilla es lograr un equilibrio perfecto con el fin de que los aficionados también puedan disfrutar cuando vayan a ver a su equipo, aunque esto, a veces, es muy complicado de ejecutar. Por su parte, el Córdoba CF está sufriendo una gran sequía goleadora justo antes de debutar en la nueva Segunda RFEF y debe cambiar esta dinámica lo antes posible. Los chicos dirigidos por Germán Crespo acumulan tres encuentros consecutivos sin marcar ni un mísero gol y esto hace que las dudas comiencen a surgir en una demarcación que, a priori, se ha reforzado con respecto al curso pasado.

Si se mira al pasado, la entidad blanquiverde acostumbra a tener problemas serios a la hora de conseguir introducir el balón en la portería contraria. Tanto Juan Sabas como Pablo Alfaro tenían un claro déficit ofensivo a lo largo de la anterior temporada con unos futbolistas que estaban llamados a ser protagonistas dentro de la última edición de la Segunda División B, pero que, sin embargo, acabó siendo una auténtico fracaso, descendiendo, incluso, al equipo a la cuarta categoría de este deporte a nivel nacional. La dirección deportiva califal optó por una zona delantera veterana, pero con experiencia en un tipo de juego más físico que táctico, por lo que todo hacía indicar que Willy y Federico Piovaccari iban a ser dos futbolistas que dirigirían el timón de un Córdoba CF que acabó sufriendo en exceso la sequía goleadora, ya que el italiano tan solo marcó 4 goles, mientras que el extremeño, 8 en liga y uno en Copa del Rey ante el Getafe CF.

Aunque la temporada haya pasado, los problemas siguen siendo los mismos en la parcela blanquiverde. Una vez que Miguel Valenzuela se marchó de su cargo, Juan Gutiérrez Juanito asumió el papel de director deportivo y se puso manos a la obra con el objetivo de confeccionar una plantilla que fuera la referente en la nueva Segunda RFEF. Para ello, el directivo quiso rejuvenecer el primer plantel, dando salida a Federico Piovaccari y renovando a un Willy Ledesma que ya demostró un nivel aceptable a lo largo de la campaña anterior. Aun así, el Córdoba CF incorporó tanto al cordobés Antonio Casas como a Adrián Fuentes para otorgar variedad a un Germán Crespo que no ha encontrado el equilibrio necesario en ataque, siendo irregular en gran parte de la pretemporada y acabando dicha preparación con tres partidos consecutivos sin ver puerta.

Un duro trabajo por delante, aunque ya solo quedan apenas horas para que el Córdoba CF debute en la cuarta categoría del fútbol nacional. Los chicos dirigidos por Germán Crespo acumulan tres encuentros consecutivos sin inaugurar su cuenta goleadora después de quedarse a cero tantos ante la Balompédica Linense (2-0), Recreativo Granada (1-0) y Pozoblanco (0-0). De hecho, la entidad blanquiverde ha terminado dicha preparación ante equipos de superior, igual e inferior categoría y frente a todos ellos ha mostrado una debilidad ofensiva que sobresale negativamente. Aun así, los resultados cosechados hasta el momento no han servido para nada y ahora es turno de que los jugadores califas den un paso al frente, consiguiendo empezar la temporada con buen pie. Para ello, deberán mejorar el aspecto ofensivo ante un Xerez Deportivo que, a pesar de ser un recién ascendido, ha completado una magnífica preparación.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
4 de septiembre de 2021 - 05:45 h