El Córdoba, línea por línea: inconsistencia defensiva

Bernardo Cruz, en un encuentro en El Arcángel.

Un buen ataque se cimenta en una buena defensa. En fútbol, muchas veces, el significado de la frase se difumina. En el caso de la Segunda B, una buena zaga suele repercutir en el rendimiento del equipo, porque está dado el primer paso hacia el éxito. Si bien no ha sido una temporada de sangría goleadora en contra del Córdoba CF -sólo 22 goles encajados-, no ha demostrado ser todo lo regular que pudo ser a tenor del nivel inicial de los componentes de la línea defensiva. No por nada está en Segunda RFEF, aunque la culpa reside más en las desconexiones puntuales que en una mala actuación en la zaga misma.

Sin duda alguna, los nombres propios del inicio de la liga fueron Manu Farrando, Mohammed Djetei y Bernardo Cruz. Los dos últimos fueron la pareja indiscutible para Juan Sabas en el centro, mientras que el hispano argentino fue de la partida en el lateral derecho en los cinco partidos primeros del entrenador madrileño al frente de la nave blanquiverde. Aun así, el choque en Linarejos supuso una revolución a la desesperada de un Sabas que tenía el puesto más que discutido. Ahí salió Álex Robles en el costado diestro y el canterano sevillista se mantuvo en el puesto durante varios encuentros con la llegada de Pablo Alfaro hasta que lo recuperó en la visita del UCAM Murcia.

Mientras que Berto Espeso fue el preferido de Juan Sabas en el flanco izquierdo defensivo, Jesús Álvaro se recuperó de su lesión inicial y ha sido de lo más destacado de la gris -tirando a oscuro- temporada cordobesista, aunque también inmerso en la vorágine de resultados negativos, sobre todo, en el tramo cuesta abajo de Pablo Alfaro. Todo hay que destacarlo: ninguno de los once defensores que actuaron en la línea de cuatro habitual pudo superar el bien en las calificaciones, aunque siempre existirán honrosas excepciones. El efecto efervescente de Alfaro, que trajo consigo cuatro porterías a cero ligueras y dos coperas, se diluyó y el Córdoba entraba en desconexiones con demasiada facilidad. Partidos como el del Yeclano Deportivo, el Recreativo Granada, el Murcia o, como mayor ejemplo, el Betis Deportivo, son claras muestras de los minutos devastadores que ha sufrido el Córdoba a lo largo del curso.

Con el milagro de Germán Crespo de llevar al Córdoba a Primera RFEF sin poder consumarse, algunos brotes verdes salen con miras a la 2021-22. Es el caso de hombres como Núñez o Carlos Puga, que han tenido protagonismo gracias al preparador granadino, además de Ricardo Visus, que retornará a la disciplina del Betis tras su período de cesión. Pugnarán ellos con los que puedan quedarse con ficha profesional, como es el caso de Bernardo Cruz. Volvió perdiendo mucho y aún se desconoce si seguirá. Perdió la confianza de Pablo Alfaro en Sevilla y tampoco la recuperó con Crespo, que optó por una fiable pareja de zagueros de Djetei y Xavi Molina. Teniendo en cuenta contratos por cumplir a corto y medio plazo, todo queda en incógnita a partir de que no se sabe la dirección deportiva próxima y el inquilino del banquillo para poder hacer reformas.

Etiquetas
Publicado el
21 de mayo de 2021 - 05:45 h
stats