Una segunda fase complicada para el Córdoba

Lance de un partido del Linense.

0

La cruda realidad viene pisando fuerte. La temporada del Córdoba ha sido calificada como un fracaso por los propios miembros de la directiva califa, aunque aún existe una oportunidad para que la valoración sea un poco más positiva. Y es que la entidad blanquiverde debe clasificarse a Primera RFEF y no perder una categoría para el curso que viene. Todo ello pasa por meterse entre los dos primeros clasificados de un nuevo subgrupo formado por los equipos colocados entre el cuarto y el sexto lugar de las dos divisiones del Grupo IV. Gracias a los resultados dados durante la primera parte del campeonato, el club cordobés arrancará esa nueva etapa en tercera posición, justo por detrás de Balompédica Linense. Esto hace que el cuadro cordobesista no tenga ni un solo margen de error para los seis partidos que restan de la presente campaña. Por otro lado, los chicos de Pablo Alfaro no se medirán ante Sevilla Atlético y Murcia por los enfrentamientos dirimidos en la primera fase, logrando ganarle el gol average al conjunto murciano, pero perdiéndolo con diferencia ante el filial hispalense.

Para el primer enfrentamiento de esta segunda fase, el Córdoba deberá cruzar el minicharco para llegar hasta las Islas Canarias. Allí, los chicos de Pablo Alfaro se medirán ante el sorprendente Tamaraceite de López Silva. Un conjunto que no terminó de la mejor manera la primera etapa del campeonato, cosechando cinco jornadas consecutivas sin conocer la victoria -cuatro empates ante Algeciras (1-1), Cádiz B (2-2), Atlético Sanluqueño (0-0) y Recreativo de Huelva (2-2); más una derrota en la última jornada frente a Las Palmas Atlético (0-2)-. Sin embargo, el cuadro canario es un bloque muy sólido en su propio campo donde ha conseguido cinco de sus seis victorias ligueras -ante Marbella (3-1), Cádiz B (1-0), Recreativo de Huelva (2-1), Balompédica Linense (1-0) y Marino (2-1). Un equipo muy regular en cuanto a resultados y que amenaza a la entidad blanquiverde desde la primera jornada.

Mientras tanto, hay principalmente dos rivales que pondrán las cosas muy difíciles al Córdoba a parte del ya mencionado Tamaraceite. Y es que la entidad blanquiverde recibirá en El Arcángel en la segunda jornada de la siguiente fase a una Balompédica Linense que tampoco ha terminado de la mejor forma la primera parte de la temporada. Los chicos dirigidos por Antonio Calderón consiguieron remontar en la última cita regular al Marbella (1-2), pero llevaban sin conocer el dulce sabor de los tres puntos más de un mes donde fue, curiosamente, ante el conjunto marbellí en un partido aplazado de la primera vuelta (2-1). Hasta este preciso momento, el cuadro gaditano había cosechado tres empates frente a Recreativo de Huelva (1-1), Las Palmas Atlético (1-1) y San Fernando (0-0); más una derrota por la mínima ante el Algeciras (0-1). Una racha negativa que les había impedido luchar por los tres primeros puestos del Grupo IV-A.

Por otro lado, los filiales han sido el mayor temor de los blanquiverdes en esta temporada. A pesar de que no amenaza sobre el verde al Córdoba en esta segunda etapa, el Sevilla Atlético es uno de los rivales más directos del club califa. El segundo equipo hispalense tiene el gol average ganado a los chicos de Pablo Alfaro y los aventajan en tres puntos después de vencer en la última jornada de la primera fase al Yeclano Deportivo (1-0). Y es que el cuadro dirigido por Paco Gallardo ha conseguido dar una imagen totalmente distinta a la mostrada durante la primera vuelta. El filial sevillista no ha conocido la derrota en el último tramo regular, logrando hasta seis victorias con rivales de envergadura como UCAM Murcia (2-3) y Linares Deportivo (0-3), pero los empates cosechados frente a Real Murcia (1-1), El Ejido (0-0) y Betis Deportivo (0-0) -lo que conllevó a perder el gol average definitivo ante el conjunto bético- hizo que el cuadro sevillano no pelease por ascender a Segunda División.

Entrando en los clubes que, a priori, están un escalón por debajo de esas plazas que te dan el privilegio de competir el próximo año en Primera RFEF, el Real Murcia intentará dar caza a los puestos cabeceros de este nuevo subgrupo. El conjunto pimentonero ha tenido un año muy irregular en cuanto a resultados deportivos se refiere e inmerso en una crisis institucional muy grande. Aun así, los chicos dirigidos por Loreto han dado la talla a lo largo de la segunda vuelta a pesar de que han estado peleando hasta la última jornada por las plazas de descenso con el Recreativo Granada. Aun así, el plantel murciano tiene el gol average empatado con el Sevilla Atlético, pero perdido con el Córdoba. Un hándicap que intentará revertir refrendando la buena dinámica conseguida en la última parte del campeonato. Y es que el Real Murcia lleva cuatro jornadas consecutivas sin conocer la derrota, logrando empatar ante Córdoba (2-2), UCAM Murcia (1-1) y El Ejido (2-2); más la victoria cosechada frente al Yeclano Deportivo (1-0).

El último lugar de este subgrupo está ocupado por otro filial. El Cádiz B llegará a esta parte del campeonato con opciones muy remotas de conseguir un puesto en Primera RFEF -empezará a cinco puntos de la Balompédica Linense, segundo clasificado-, pero con el objetivo conseguido de mantener, al menos, esta categoría. Y es que el conjunto dirigido por Alberto Cifuentes peleó hasta la última jornada con el Recreativo de Huelva por un puesto en la segunda fase. De hecho, ambos equipos se midieron el pasado fin de semana y el filial gaditano logró un empate que les clasificaba para la siguiente etapa de la temporada. Aun así, el cuadro amarillo ha pecado de irregularidad a pesar de que el final de la segunda vuelta fue prácticamente perfecto. Tres victorias, cuatro empates y una única derrota les valió para lograr la meta principal del club y competir sin ningún tipo de presión en esta parte del torneo regular.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
27 de marzo de 2021 - 12:43 h
stats