Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Córdoba CF - FC Barcelona B Crónica
¡El Córdoba CF es de Segunda División!

Marcador Córdoba CF - FC Barcelona B

0

Gloria o drama. Puerta grande o enfermería. Las Tendillas o a casa pensando en cómo afrontar uno de los palos más grandes de los últimos años. Así estaba la cosa en un Córdoba CF que volvía dos semanas después a su templo, a El Arcángel con la posibilidad de ascender a Segunda División. La capital y la provincia ya habían hecho lo suyo: volcarse con un plantel que no comenzó como se esperaba, a merced de un FC Barcelona B que dominó durante los primeros 30 minutos. Sin embargo, el orgullo local sobresalió y ha vuelto al fútbol profesional.

La tensión se mascaba en el ambiente. Desde el recibimiento había aficionados pensativos, encomiándose a Dios o simplemente charlando con sus amigos o familiares para que la espera no fuese tan dramática. Es por ello que el encuentro se empapó de estos sentimientos, donde al Córdoba CF se le vio más nervioso de los que tiene acostumbrado a su respetable. Por su parte, el FC Barcelona B pisó el césped de El Arcángel como si de nada se tratase, de un amistoso quizá. Gracias a esto, el dominio del esférico y del encuentro fue totalmente suyo, sin apenas argumentos unos blanquiverdes que vieron como Carlos Marín sostuvo a los suyos en la primera jugada del duelo con un paradón a disparo de Moha a bocajarro.

Aun así, las ocasiones iban para los dos lados a pesar de que el cuadro blaugrana tuviese mayor presencia ofensiva. Tanto fue así que Toril rozó el primero del encuentro en una acción que finalmente estuvo anulada por el colegiado. En cambio, lo que era normal por aquel instante del partido acabó ocurriendo. Héctor Fort se marchó de Calderón -soltando el brazo, eso sí- y se quedó totalmente solo en el carril diestro hasta tal punto de que sorteó la salida de Carlos Marín con un ajustado disparo para adelantar al FC Barcelona B en la eliminatoria final.

El Arcángel enmudeció por un instante. Con aquel resultado, el Córdoba CF no sería equipo de Segunda División y el vértigo, después de una temporada excelsa, estaba ahí. De hecho, el FC Barcelona B seguía dominando el esférico a su antojo, sin dejar respuesta alguna a un cuadro blanquiverde que llegó a la pausa de hidratación. Bendita pausa. Ahí estuvo la clave de la primera parte. Iván Ania reunió a los suyos, ajustó una serie de cosas y el equipo, como era de esperar, comenzó a carburar.

Pero no empezó a engrasar la máquina así como así. No. Necesitaba un golpe de realidad para empezar a creer que era posible. Y llegó del que más lo necesitaba para su confianza. Calderón quiso enmendar su error y puso un centro medido para que Toril cabecease a dentro, para el delirio de todos los aficionados presentes en El Arcángel. Esa habilidad que tiene el Córdoba CF para revivir cuando menos se le espera. Eso no va en esta plantilla, va en su ADN. Y a partir de ahí dominó y dominó. Los chicos dirigidos por Iván Ania se merecieron mucho más e incluso Toril, nuevamente, tuvo el 2-1 en sus botas, pero no surtió efecto. El colegiado decretó el final de la primera mitad -después de una aparatosa caída de Fayé- en una eliminatoria que favorecía a los locales si se mantenía el empate.

La reanudación no iba a variar en absoluto lo que se estaba viendo en el terreno de juego. El Córdoba CF salió a morder, queriendo el ascenso por la vía rápida y sin esperar a posibles empates que agonicen la tortura que estaba siendo el duelo para los aficionados -no deportivamente pero sí con Segunda División al alcance de su mano-. Gracias a esto, el dominio volvió a estar en las botas de unos blanquiverdes que pudieron hacer el segundo nada más arrancar la segunda mitad, aunque Diarra, en fuera de juego decretado por el colegiado, erró el disparo.

En cambio, parecía que la justicia estaba presente en El Arcángel hasta tal punto de que el ansiado tanto llegó. Diarra robó en área rival y el esférico cayó en las botas de un Alberto Toril que, lejos de ponerse nervioso, picó la pelota para superar a Marc Vidal. Ahí sí que se notó que era un gol definitorio. El vestuario blanquiverde saltó en tromba, los jugadores no sabían ni cómo festejarlo, pero aún no estaba ni mucho menos cerrado. De hecho, Isma Ruiz pudo ver la cartulina roja instantes después y hubiera sido definitorio en los últimos minutos.

A partir de aquí, el partido fue otro. El Córdoba CF no quería que el dominio del duelo se le escapase, aunque era lógico que el FC Barcelona B diese un paso al frente en busca de forzar la prórroga. En los últimos instantes antes del descuento ocurrió esto segundo, con unos blaugranas queriendo la posesión pero incapaces de llegar con cierto peligro a la portería de Carlos Marín. Aun así, hubo dos acciones que lograron encarar línea de fondo y ahí apareció el kaiser, un Adrián Lapeña que salvó hasta ese momento la victoria.

No se podía escapar y así fue. Después de cinco años lejos del fútbol profesional, el Córdoba CF consigue retornar a Segunda División, categoría que, como mínimo, merece estar. Y lo hizo de la forma más complicada, ante un filial que le sobrepasa en casi 30 millones su presupuesto de plantilla. No solo equiparándose de tú a tú, sino que también siendo mejor en una segunda parte para el recuerdo. Sueñen, cordobesistas. Sigan soñando porque el objetivo está cumplido. Nuestro equipo es de Segunda División.

Etiquetas
stats