Mantiene la identidad, el sello de su historia. Aunque también muestra una variación significativa. Por supuesto, innova en las secundarias. Es en éstas en las que procura rendir tributo a una de las más importantes señas de la ciudad y a la misma. Tales son las apuestas del Córdoba para su nueva piel, como se suele decir, si bien siempre son tres. La entidad presenta, con prontitud en fecha, la ropa deportiva para la temporada 2021-22, elaborada por la firma italiana Givova. Y la desvela, como el secreto tan bien guardado que es habitualmente, en El Arcángel y con presencia en las gradas de unos 300 espectadores. Como resumen, el club opta por un estilo clásico para la vestimenta principal y por un doble homenaje en las dos siguientes.

El estadio ha albergado este jueves, en efecto y con un poco de retraso conforme a la hora prevista -las 21:00-, la presentación oficial de las equipaciones para la próxima campaña. Al acto no han querido faltar autoridades, como por ejemplo el alcalde, José María Bellido, y otros dirigentes, como el presidente del Patrimonio de la Humanidad, José García Román. Lo primero ha sido conocer la ropa de entrenamiento y paseo, si bien lo más atractivo ha sido para los aficionados, como siempre, la indumentaria para las competiciones. De entrada, los porteros y las porteras van a vestir de verde por completo, naranja con pantalón negro o con este último color en camiseta y gris en el calzón. Integrantes de los distintos planteles, como Carmen Gordillo o Felipe Ramos, han intervenido como modelos.

Bernardo Cruz ha sido el encargado de mostrar, acto seguido, el tercer atuendo. Éste ha servido para homenajear a la ciudad. Quizá no se entienda de entrada por el color de la camiseta, azul cielo, pero sí en otras referencias. Sin ir más lejos, la tira carmesí que recorre los hombros y rodea el cuello redondo de la elástica. Acompaña a ésta un pantalón blanco. Pero el tributo más acertado probablemente sea el que el Córdoba ha querido realizar a una de las tradiciones más importantes de la capital. No es otro que el Concurso de Patios, que en este 2021 ha cumplido su centenario. A simple vista no es apreciable, pero la zamarra cuenta con estampados en forma de flores, más en concreto geranios y gitanillas. Plantas tan propias de las viviendas típicas suceden a la estampa del Puente Romano y la Mezquita Catedral del año anterior.

A todo esto, ese segundo uniforme, que han lucido José Cruz y Yanire Ruiz, es todo verde oliva aunque en un tono más oscuro. El color se reproduce en tanto en camiseta como en pantalón y medias. Los hombros y el cuello van en dorado. Y en cuanto a la primera indumentaria, el conjunto blanquiverde ha querido serlo más que nunca. Dicho de otro modo, la elástica muestra los colores emblemáticos con sencillez, sin que se introduzcan variaciones estridentes. El cambio se da en el pantalón, que es negro y no blanco como ha marcado la historia. A pesar de esta modificación en la gama, todo el conjunto resulta atractivo. Probablemente a esta circunstancia ayude muy mucho el estilo elegido para la ropa, que es clásico. O retro, como bien ha definido María Avilés, delantera del Córdoba Femenino. Ella y Javi Flores han vestido la equipación. Cuello polo y formas añejas para la zamarra.

Después de comprobar cuál es el formato de la vestimenta de la campaña venidera, el acto ha continuado con la intervención de un representante de Givova y del alcalde, José María Bellido. La firma italiana ha aprovechado para asegurar su compromiso con el club, por parte del cual ha tomado la palabra su consejero delegado. Porque ha sido Javier González Calvo el encargado de abrir un evento que ha estado presentado por el periodista Víctor Molino y se ha desarrollado con dinamismo y sin alardes. El mensaje principal en cuanto a la nueva piel del cuadro califal es que el Córdoba se ha querido fijar en la ciudad. “Tradición, historia, crisol de culturas”, como ha expresado el conductor de la cita.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
22 de julio de 2021 - 22:25 h
stats