Al césped pero pendientes de Alberto del Moral y Djak Traoré

Alberto del Moral, lesionado ante el Betis Deportivo.

Todo sigue su curso con normalidad. Así es después de que las dudas abiertas tras no alcanzar la fase por el play off quedaran despejadas el martes. Tomada la palabra por parte del consejero delegado de la entidad, Javier González Calvo, ahora es turno sólo de preparar lo mejor posible el siguiente tramo competitivo. Más que nunca quizá pues en juego está la continuidad en la categoría inmediatamente inferior a Segunda A. El Córdoba comienza, por tanto, su trabajo de cara a la difícil competición de acceso a Primera RFEF –o Segunda B Pro como todavía se conoce–. Y lo hace, como estuviera previsto tras su ratificación, a las órdenes de Pablo Alfaro. Porque el técnico continúa al frente del conjunto blanquiverde, que espera por otro lado a saber si puede contar con dos de sus jugadores en el inicio del nuevo tramo de campeonato. Son Alberto del Moral y Djak Traoré, lesionados en el duelo con el Betis Deportivo, y cuya evolución es tema principal para el club.

De entrada, en efecto, el cuadro califal ha retomado la mañana de este miércoles los entrenamientos. Ha sido después de dos días de intensa reflexión y uno de descanso una vez consumado el fracaso en relación al objetivo marcado. Pablo Alfaro ha estado al frente del equipo, que no ha estado al completo en la Ciudad Deportiva. La razón es precisamente la presencia de futbolistas en la enfermería, como se suele decir. Fuera de la expresión típica, Alberto del Moral y Djak Traoré, de los que está pendiente hoy por hoy el preparador aragonés, al igual que la propia entidad, han acudido esta vez a El Arcángel. En el estadio han seguido con sus correspondientes tratamientos por las dolencias que les afectan desde el choque del pasado domingo. La disponibilidad de los dos en el comienzo de la segunda fase es toda una incógnita, si bien todo hace indicar que los problemas son menos graves de lo intuido en un primer momento.

El canterano padece una afección en su tobillo izquierdo, lo que ya en el partido ante el Betis Deportivo supuso un serio revés. Porque el futbolista se tuvo que retirar, entre claros gestos de dolor, del terreno de juego en el último tramo del choque y no había opción de sustituirle. Las ventanas de cambios quedaron agotadas con anterioridad y el Córdoba afrontó los minutos finales con un jugador menos. Lo que vino después ya se sabe. Lo cierto es que la preocupación parece decrecer en torno al alcance de su lesión tras los primeros pronósticos. Con todo, su participación ante el Tamaraceite el 4 de abril se vislumbra, al menos por ahora, muy complicada. Todo depende, como es lógico, de la evolución, también de la previsible intención de Pablo Alfaro de no correr riesgos con el centrocampista, uno de los fijos en el esquema del equipo.

Por otro lado, la dolencia de Djak Traoré, que tampoco pudo acabar el encuentro ante el filial verdiblanco, se da en la rodilla. Aparentemente sufre un esguince, lo que de entrada suele significar entre diez y catorce días de recuperación –como mínimo–. De ahí que su presencia siquiera en la convocatoria del conjunto califal para el partido en tierras canarias también resulte difícil. Aun así, según ha informado Diario Córdoba en su edición digital de este miércoles, las molestias físicas son menores de lo que en un origen parecieran. No queda otra que esperar, con realización de nuevas pruebas en teoría, para ver si tanto Alberto del Moral como el costamarfileño pueden o no actuar en el primero de los seis trascendentales duelos de segunda fase para, al menos, no perder una plaza en Primera RFEF.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
24 de marzo de 2021 - 13:15 h