Bernardo Cruz, goleador 666 días después

Bernardo, en su gol ante el Tamaraceite.

Siempre hay una primera vez para todo. En el caso de Bernardo Cruz, central del Córdoba CF, supuso una doble buena noticia, tanto en lo personal como en lo colectivo. Un rechace en el área del Tamaraceite fue aprovechado por el cordobés, que se jugó el orgullo y la piel -esta vez, literalmente- para anotar el único tanto del partido en el minuto dos de partido. A pesar de que hubo pocas ocasiones más a favor de los visitantes y que el cuadro grancanario apretó hasta el final, con penalti fallado incluido, la diana del menor de los hermanos Cruz significó los tres puntos. Y es una rara avis que el defensor cordobesista sea protagonista en el plano goleador.

De hecho, su tanto en Las Palmas de Gran Canaria fue el primero que marcó jugando para el primer equipo del Córdoba, pero no vistiendo la camiseta blanquiverde de manera profesional. Su último y único tanto hasta el anotado en Tamaraceite se lo apuntó en febrero de 2014, jugando para el Córdoba B. Bernardo Cruz abrió la lata del encuentro ante el Atlético Sanluqueño, aunque no fue suficiente para evitar la remontada gaditana y la posterior derrota del segundo plantel blanquiverde, entrenado por aquel entonces por José Antonio Romero. Así, no se ha prodigado demasiado en las áreas, pues sólo ha perforado las redes rivales en siete ocasiones, todo desde que debutara con el filial en Tercera División hace más de ocho años.

Para saber de su último tanto, hay que retrotraerse a junio de 2019. El Granada ya celebraba su regreso a Primera División en el Nuevo Los Cármenes, en una última fecha de campeonato para engalanar el coliseo granadino. Diego Martínez dio descanso a los menos habituales y Bernardo Cruz fue de la partida en el centro de la zaga ante el Alcorcón, cumpliendo así su cuarto partido con los nazaríes. En un saque de esquina botado por Álex Martínez, el zaguero cordobés se impuso por alto y batió a Raúl Lizoain en el minuto 7 de encuentro con un cabezazo cruzado hacia el palo largo. La diana del defensa califa supuso el primero de los dos tantos que marcó el Granada en ese encuentro para batir al conjunto alfarero en el broche de la Segunda División (2-1). Aquel fue su sexta diana, después de que, en temporadas anteriores, marcara el mencionado con el Córdoba B, tres con el Sevilla Atlético, uno con el Lugo y el celebrado en la ciudad de la Alhambra.

Casi dos años después o, lo que es lo mismo, 666 días después de aquella tarde -separando la connotación demoníaca de esa cifra-, Bernardo Cruz volvió a marcar, en este caso, en una nueva victoria de su equipo. Un contexto totalmente distinto: de disfrutar de una fiesta de ascenso a Primera División a arrancar los tres puntos en Segunda División B contra el Tamaraceite sobre césped de caucho. El sentimiento por la causa, a la que siempre defiende sean cuales sean sus colores, es innato en el 12 blanquiverde, que se encuentra en su primera temporada en el Córdoba tras su regreso a la disciplina califal y se ha convertido en aún más importante en los planes de Pablo Alfaro tras su gol, el séptimo de toda su carrera deportiva.

Etiquetas
Publicado el
6 de abril de 2021 - 05:45 h