Capaz de lo mejor pero también de lo peor

Djetei y Jesús Álvaro, cabizbajos tras la derrota en Murcia | JUAN HUERTAS/CÓRNER CORDOBÉS

Es tan inesperada como inoportuna, y viceversa. Principalmente porque se produce en un momento de gran importancia a nivel competitivo. Ocurre además después del que sin duda es período de mayor brillantez de la temporada. Las vacaciones de Navidad marcan la frontera en este caso, si bien sólo en cierto modo. Así es cómo acumula una serie de oportunidades perdidas para alcanzar su primer objetivo pese a las facilidades dadas por sus rivales en las últimas jornadas. Lo hace justo cuando encara una doble cita trascendente. El Córdoba cierra su ciclo más negativo de resultados esta campaña al sumar sólo cinco puntos de quince, un hecho que paga con una desventaja respecto del play off superior a un partido. Por si fuera poco, el conjunto blanquiverde muestra una clara regresión en lo que al juego se refiere.

La derrota del pasado domingo en Murcia deja ligeramente noqueado al cuadro califal. Aun cuando su entrenador, Raúl Agné, y los integrantes de su plantilla consideran que no es más perjudicial que otras anteriores. Es cierto que no ha de generar alarma pero no menos que sí debe ser motivo más que suficiente para abrir un tiempo de reflexión en el vestuario del Córdoba. No sólo por el tropiezo en sí sino por la forma en que se produjo y también por lo que significa con una perspectiva más amplia. Quizá es este último aspecto el que más preocupación puede provocar -y provoca- en el entorno del conjunto blanquiverde. Más que nada porque la caída ante los pimentoneros conllevó la finalización, por ahora, de una estadística realmente inquietante.

De hecho, el cuadro califal culminó en tierras murcianas su ciclo más mediocre de la temporada. En los últimos cinco partidos, con el parón navideño de por medio entre el primero y los cuatro siguientes, el Córdoba perdió en dos ocasiones y apenas venció en una. La cifra de derrotas supera de esta forma a la que había dado con anterioridad durante la etapa de Raúl Agné al frente del equipo. Sin contar la padecida en Copa del Rey, eso sí. Con el aragonés el conjunto blanquiverde sólo había cedido en un duelo de ocho. Pero el dato de los cinco puntos de quince es más llamativo si cabe al revisar la campaña al completo.

Si bien entre el tramo final del periplo de Enrique Martín en el banquillo y el inicio del período con el aragonés al mando el Córdoba sufrió tres derrotas, ninguna variante generaría un balance tan pobre como el actual. Es lo que hace que el play off esté a cinco puntos de distancia y el liderato se sitúe ya a ocho. Y eso que algunos rivales no mantuvieron el tipo desde que arrancó 2020. En concreto, el Cartagena y el Badajoz concedieron un terreno que no supo ganar el equipo de Raúl Agné. Todo comenzó tras ceder ante el Marbella (1-2) en el último encuentro del anterior año. Entonces la imagen fue positiva y nada hacía pensar el casi continuado paso atrás de los califales.

Tras las vacaciones de Navidad, el Córdoba mostró desde el principio una regresión en su juego que primero le llevó a completar malas primeras partes y después, como ante el Formac Villarrubia y ante el Murcia, partidos discretos en el global. Hoy por hoy el conjunto blanquiverde parece volver a la casilla de salida, en la que se desconocía la intención sobre el césped. Tal y como sucedió con Enrique Martín en las primeras nueve jornadas del campeonato.

Lo curioso es que la actual dinámica, la peor de la campaña, tiene lugar acto seguido del período de mayor brillantez del cuadro califal. Fue el que completó precisamente antes de perder ante el Marbella y antes con el Sanse en la Copa del Rey. Acumuló un total de seis duelos sin conocer la derrota y llegó a encadenar tres victorias, bagaje que devolvió la ilusión al entorno del equipo de Raúl Agné. En esa etapa consiguió el Córdoba además establecer una línea bien definida en el terreno de juego, quizá sin demasiada vistosidad en su fútbol pero sí con intensidad, solidez defensiva y potencia en ataque. Es lo que pretende buscar de nuevo el conjunto blanquiverde, que en las últimas semanas dio muestras de que es capaz de lo mejor pero también de lo peor sin que haya término medio entre una versión y la otra.

Etiquetas
stats