Camino a una doble epopeya

.

La incertidumbre y la necesidad de no desfallecer en ningún momento es una máxima impuesta en los peldaños más altos de la entidad blanquiverde de aquí a final de temporada. El Córdoba B, al igual que la primera plantilla, anda inmerso en plena pelea por la salvación en el Grupo IV de Segunda División B, y su dinámica demuestra una trayectoria favorable. Dos victorias, dos empates y una derrota en los últimos cinco partidos exponen el mejor balance entre los ocho últimos de la clasificación, aunque su cosecha de puntos le mantiene actualmente en el puesto de playoff de descenso. Los de José María García no tienen otra cosa en mente que escapar lo antes posible de esa posición, y buscar un nuevo desenlace heroico que les permita -al igual que la campaña anterior- mantenerse en la categoría de bronce del fútbol español. Y lo cierto es que el margen es similar. De hecho, a día de hoy cuentan con los mismos puntos (37) que acumulaban a estas alturas el pasado curso, y ocupan únicamente un puesto por debajo.

Seis finales por delante para cumplir un sueño. Y todo comienza con un rival directo. El filial blanquiverde visita el próximo domingo (12:00) al decano del fútbol español, el cual está atravesando uno de los momentos más delicados de su historia. El Recreativo Huelva, alejado desde hace unos años de los focos principales del fútbol profesional, se encuentra pugnando por no descender. El derbi andaluz puede suponer un salto en la tabla para los cordobeses, ya que, en caso de victoria, dejarían al cuadro onubense en puestos de caída, y podrían ascender -dependiendo del resto de resultados- hasta cuatro posiciones.

Ahí estaría el punto de inflexión para la entidad califal, ya que también serviría para afrontar el último bloque de encuentros en una dinámica aún más ascendente. Ejido 2012 (décimo), UD Melilla (quinto), UCAM Murcia (sexto), Villanovense (séptimo) y Mérida AD (duodécimo) serán los últimos rivales del equipo cordobesista. Un tramo decisivo complicado, ya que melillenses, levantinos y extremeños pelean por acariciar los puestos de ascenso, mientras que almerienses y emeritenses también buscan certificar su salvación lo antes posible.

Una auténtica hazaña para un grupo de jóvenes que, además, tampoco dependen de sí mismos. De hecho, aunque consiguiesen un cómputo favorable de resultados, lo único que garantizaría su permanencia sería la salvación del primer equipo en Segunda. Una doble epopeya que sin duda situaría el nombre de la entidad blanquiverde en los anales del fútbol nacional.

Etiquetas
stats