Bernardo Cruz, referente cordobesista con pasado sevillista

Bernardo, con el Sevilla Atlético, pugna con Piovaccari en la 2016-17 | MADERO CUBERO

Capitán blanquiverde y capitán rojiblanco. La madera de líder no se pierde nunca. Es algo que se atisba desde que un jugador es pequeño. Bernardo Cruz se ha erigido como el del Córdoba tras bajar de categoría por decisión propia para reflotar el barco blanquiverde, que surca los mares de la Segunda División B tras una concatenación de malas decisiones pasadas. El central cordobés tiene un pasado sevillista que le brinda buenos recuerdos, ya que fue titular en la dos campañas que disputó, con un ascenso a Segunda y con el brazalete en su brazo en multitud de ocasiones. El próximo domingo, los recuerdos volverán.

Así, Bernardo Cruz tiene una relación muy fuerte con la entidad hispalense. Fue el club donde tuvo la continuidad que no consiguió con la camiseta blanquiverde, que dejó de vestir allá por el 2014. El menor de los hermanos Cruz disputó su último partido con el Córdoba -en Segunda División- el 31 de mayo de aquel año, cuando el cuadro blanquiverde, entonces dirigido por Albert Ferrer, se dejó dos puntos en Huelva en el descuento para asegurar un 'playoff' que terminarían consiguiendo la jornada siguiente. Mucho ha cambiado desde entonces. En verano puso rumbo a Cantabria para enrolarse en las filas del Racing de Santander, donde no tuvo demasiado protagonismo, y volvió a Andalucía el verano siguiente. Bernardo fichó por el filial del Sevilla cuando estaba en Segunda División B en 2015. En esa temporada, tras una gran fase regular, superó las eliminatorias de ascenso ante Socuéllamos, UD Logroñés y se alzó victorioso en la final contra el Lleida Esportiu. Entre liga y promoción, Bernardo jugó un total de 39 partidos con los sevillistas, con los que acabaría jugando en Segunda al año siguiente.

Con su bagaje hasta ese momento en Sevilla, el enfrentamiento sobre el césped contra el equipo de sus amores llegó en octubre de 2016. Una gran generación del Sevilla Atlético, con nombres como Borja Lasso, Ivi o Pozo, logró doblegar al Córdoba de José Luis Oltra (0-1) en un triunfo basado en la solidez defensiva. Bernardo Cruz fue el capitán y jefe de la zaga del segundo plantel sevillano en aquella tarde soleada en El Arcángel. En el partido de vuelta, ya con Luis Carrión en el banquillo, los blanquiverdes volvieron a perder por la mínima con un atípico fallo de Pawel Kieszek tras un disparo lejano. De nuevo, portería a cero para el filial sevillista (1-0). Su buena temporada en Segunda División -en la que jugó 36 partidos ese curso- le valió para llamar la atención del Lugo, en el que permaneció temporada y media, y, más tarde, lo fichó el Granada. Solo jugaría con los nazaríes 4 partidos, donde le cedieron a Alcorcón y Numancia.

Tras su notable periplo por Segunda División, Bernardo Cruz decidió bajar al barro para ayudar a un Córdoba que quiere salir cuanto antes del atolladero de la 2ªB, una categoría que, a tenor de la historia del club, no le corresponde demasiado. En la segunda temporada blanquiverde en la división de bronce, Bernardo es el líder de la defensa cordobesista, tal y como lo fue en el Sevilla Atlético en su momento. El próximo sábado, el pasado más brillante y el presente más pasional se vuelven a entrelazar para Bernardo Cruz.

Etiquetas
stats