El Bball lanza su versión más juvenil en la Liga EBA

.
Rafa Sanz inicia el periodo de pretemporada con una formación renovada por completo y abierta a una hornada de promesas de la cantera local | Esaú Sánchez se encarga de la preparación física

El Bball Córdoba de la temporada 2015-16 no se parecerá en nada al de campañas anteriores en la Liga EBA. Si eso es bueno o malo se comprobará, como siempre sucede en el deporte, en los resultados. No sólo en los de la tabla clasificatoria, sino en la progresión de los jugadores que integrarán un equipo descaradamente joven. Sí se puede decir que la nueva política deportiva era absolutamente necesaria. Al menos, así lo ha entendido la directiva del Bball, liderada por Francisco Gutiérrez Moyano, que ha dado un volantazo a la trayectoria del club para buscar una nueva vía. El destino lo tendrá que ir construyendo día a día desde la dirección deportiva, donde sigue tocando las teclas Rafael Gomariz, y sobre todo en un punto clave: el banquillo.

Al frente de todo está Rafael Sanz Armada, quien ha regresado a Córdoba catorce años después de su experiencia en el Cajasur de la Liga LEB para abanderar una aventura de extraordinario riesgo y un poder de seducción importante para quienes se sienten atraídos por los retos. Sanz no se ha asustado. Con realismo y paciencia, tratará de ir dando forma al material humano del que dispone. Tiene un grupo de canteranos en formación y su pretensión es convertirles en un equipo con estilo. Desde ahora está manos a la obra.

Una sesión física -a las órdenes de Esaú Sánchez, ex preparador físico del Córdoba CF- puso el prólogo a la primera sesión en Vista Alegre. No estuvieron en la práctica dos jugadores que serán básicos. El escolta Arturo López, capitán del Bball y referente de la cantera, se recupera de una lesión en la espalda. El otro ausente fue el serbio Nikola Majic, un ala pivot de 21 años que se forjó en el histórico Partizán de Belgrado y tiene experiencia profesional en Serbia y Bosnia. El pasado curso estuvo en el Ciudad de Huelva, en Primera Nacional, donde firmó casi veinte puntos de promedio por partido. Le aguarda un papel protagonista. Por lo demás, mucha juventud. José Medina, procedente de Morón, es uno de los pocos foráneos en un grupo de neto sabor cordobés. Ricky Caballero, Ángel López, Adolfo Vega, Valeriu Cazacu, Josemi Jiménez, José Antonio Moreno o Tomás Jiménez, de las divisiones formativas del Bball, comparten desde ahora pista con chavales como Carlos García o Joselito, del Cordobasket. También forman parte de esta selección de jóvenes locales Popi y Jaime, del Addipacor.

Habrá un proceso de selección hasta conformar la plantilla definitiva que competirá en el grupo D de la Liga EBA. Al menos cinco de sus integrantes estarán en edad júnior. El club espera poder contar a lo largo de la temporada con el pívot Rafa Blanco, que se recupera de una grave lesión sufrida la pasada temporada en las filas del Estudiantes junior. El ex jugador del Maristas, que se formó en las divisiones inferiores del Real Madrid y pasó después al Ramiro de Maeztu, sería un interesante refuerzo para el Bball por sus cualidades y su experiencia.

Vista Alegre acogerá esta temporada la versión más juvenil del Bball Córdoba, un equipo que ha optado por medidas radicales para construir su porvenir de manera pausada. Sus retos y sus obstáculos serán los de siempre: ofrecer un espectáculo interesante a los aficionados, favorecer la progresión de los jugadores locales y evitar la fuga de jóvenes talentos. La primera cita de pretemporada llegará el día 18, viernes, ante el CB Por Huelva en Vista Alegre. Será en las vísperas del tercer Torneo Ciudad de Córdoba, en el que se enfrentarán el Real Madrid y el CB Sevilla, ambos de la Liga ACB, un lugar que a día de hoy está a años luz de las posibilidades del que sigue siendo el primer representante del baloncesto cordobés.

Etiquetas
stats