Crónica

El Cajasur CBM se deshace en Ponteverdra

Lance del duelo entre el Acanor Novás y el Cajasur CBM.

0

Una derrota justa, pero con honores. La temporada del CBM Cajasur está siendo fantástica en líneas generales. El cuadro cajista consiguió la permanencia en la División de Honor Plata por la vía rápida y se clasificó para una segunda fase que les permitía luchar por subir a la Liga Sacyr Asobal, máxima división a nivel nacional de balonmano. Por ello, los chicos dirigidos por Jesús Escribano tenían el objetivo más que cumplido, aunque ahora tocaba soñar en la siguiente etapa de la temporada. Sin embargo, el plantel cajista viajaba hasta la dura pista del Acanor Novás Valinox atizado por las lesiones del tramo final de la primera fase. Aun así, los granates saltaron al Pabellón Municipal O Rosal con una intensidad propia de un equipo serio, pero los locales impusieron su pegada en varias fases del partido y se llevaron una contienda que se decantó a lo largo de la segunda mitad.

Los granates viajaron hasta tierras gallegas para intentar dar la sorpresa ante un Acanor Novás Valinox que ha sido confeccionado para ascender a la Liga Sacyr Asobal lo más rápido posible. Por ello, los chicos de Jesús Escribano, a pesar de estar atizado por las lesiones, salieron al Pabellón Municipal de O Rosal sin ningún tipo de presión, logrando igualar la contienda en los primeros compases. Aun así y conforme pasaban los minutos, el Cajasur CBM iba disminuyendo la intensidad debido al movimiento rápido de balón por parte del conjunto local y atravesó un duro parcial donde el Valinox logró distanciar hasta en cinco goles. En cambio, el cuadro cajista no se rindió en ningún momento, intentando recortar la ventaja impuesta por el conjunto gallego en el luminoso, aunque el ataque dirigido por Martín Molina fue muy superior a la defensa visitante y ambos planteles se fueron al paso por vestuarios con una ventaja cómoda para los pupilos de Álvaro Senovilla.

La tónica no varió a lo largo del segundo periodo. El Acanor Novás Valinox puso la velocidad de crucero, logrando incrementar la distancia en el electrónico hasta en diez tantos. Un auténtico ciclón gallego que intentó parar un CBM Cajasur que no conseguía llegar con facilidad al arco defendido por Jorge García. Tanto fue así que cuando tan solo faltaban diez minutos para el final de la contienda, el conjunto cajista solo pudo anotar 16 goles, mientras que los chicos dirigidos por Álvaro Senovilla se sentían muy cómodos de cara a puerta. Paulo Dacosta, Martín Molina, Eloy Krook y Henrique Petter se repartían los tantos con cuatro cada uno en el tramo final del encuentro. Aun así, los pupilos de Jesús Escribano no se desconectaron en ningún momento de un partido que estaba decantado a favor de unos locales que lograron administrar la ventaja conseguida a lo largo de la primera mitad y solo tuvieron que mantener el nivel a lo largo de los segundos treinta minutos.

Etiquetas
Publicado el
20 de marzo de 2021 - 19:41 h
stats