Crónica

El Adesal cumple con la primera parte de su tarea

Agus López, en el duelo con el Uneatlántico Pereda

0

No es perfecta, pero casi. Muy favorablemente concluye la penúltima fecha del curso en Guerreras Iberdrola. Básicamente porque cumple con la primera parte de su tarea y además su rival directísimo pierde. Dicho de otro modo, el Adesal depende aún más de sí mismo para alcanzar la permanencia en la máxima categoría después de superar al Uneatlántico Pereda. La victoria es mucho más trabajada de lo que pueda reflejar el resultado final (30-22), ya que como fuera de prever el conjunto cántabro quiere decir adiós a la división con la cabeza alta. En cualquier caso, el Cícar Lanzarote Ciudad de Arrecife cae ante el Salud Tenerife (23-20) y el conjunto cordobés va a acudir a tierras canarias en la jornada de cierre en cuarta posición. El único pero se encuentra en el triunfo del Morvedre, que impide que al equipo de La Fuensanta le valga el empate dentro de dos semanas -porque la próxima es de parón-.

Comenzó el encuentro con un ritmo de anotación un tanto lento. De hecho, el conjunto visitante cerró sus dos primeros ataques sin encontrar puerta. La falta de puntería del Uneatlántico Pereda no la aprovechó de inicio el Adesal, que tras adelantarse con gol desde los siete metros de Armina Isic marró su segunda acción ofensiva. Así, halló un resquicio para mantener el equilibrio un partido en que no se jugaba nada más allá del honor. No desperdició la ocasión que le concedió el equipo de Rafa Moreno y mantuvo la contienda en una constante de alternativas goleadoras hasta el 3-3. Fue a partir de este momento cuando las cordobesas acabaron por realizar definitivamente todos los ajustes que pretendía en su juego y poco a poco se marcharon en el tanteador. Antes que abrir brecha, como se suele decir, correspondía elevar la renta a dos, lo que hizo Agus López con el 5-3.

El Adesal incrementó la diferencia a tres tantos para que acto seguido la disminuyera el Uneatlántico Pereda, que no volvió a marcar otro tanto hasta más de diez minutos después. Con el 6-4 en el electrónico, el cuadro de La Fuensanta dio un enorme paso al frente. Pasó a dominar en labores defensivas, sin ofrecer posibilidades al visitante, y se apoyó en este sentido en una brillante Alba González. La cancerbera completaba una intervención sobresaliente y reforzaba el buen trabajo de sus compañeras, que ni siquiera se resintieron con una inferioridad numérica por exclusión de Andrea Roda. Al tiempo, en ataque funcionaban muy bien. De ahí que la distancia subiera a las nueve dianas (13-4). Sin embargo, las cántabras fueron capaces de reconducir la situación y culminó un parcial de 0-5 con el que se quedó sólo cuatro abajo. Gleinys Reyes hizo el 14-9 final justo antes de la bocina.

Varió en exceso el guion en los últimos instantes de la primera parte, de forma que se había necesaria una reacción tras el paso por vestuarios. Pero el primer tramo de la segunda parte no mejoró la historia para el conjunto cordobés. Ocurrió al revés pues el Uneatlántico Pereda seguía fuerte gracias a una intensidad defensiva mucho mayor, con la que dificultaba la anotación a su rival. Además, al Adesal se le hacía pequeña la portería, tal y como le sucedió a la escuadra visitante en el primer acto. De esta forma, aunque lentamente, las cántabras ajustaron el resultado hasta dejar la diferencia en sólo dos goles. Fue casi en el 12 cuando el electrónico mostró un peligroso 18-16, que pudo ir a una ventaja mínima de uno para las de Rafa Moreno de no ser porque hubo fallo en el ataque que podía suponerlo. En ese instante el técnico local ya había hecho uso de un tiempo muerto para cambiar el escenario.

Le surtió efecto al preparador su planteamiento, si bien fue lentamente. También por la magnífica intervención durante la segunda parte de la guardameta del Uneatlántico Pereda, Sol Ceballos. Tocó aguardar hasta casi el minuto 20 para que la distancia se fuera a las cinco dianas (23-18) y el Adesal encontrara un tanto más de calma para la recta final del encuentro, que tal y como preveía Rafa Moreno no iba a ser sencillo por mucho que el rival estuviera ya descendido. En los diez últimos el cuadro cordobés trabajó más para el mantenimiento de la renta que para la ampliación, sobre todo para evitar apuros postreros. Al final, la renta fue de ocho (30-22), en buena parte además por la aportación ante meta contraria de Agus López. La uruguaya pero cordobesa de corazón firmó, nada más y nada menos, 11 tantos. Lo más importante es que con este resultado el equipo de La Fuensanta depende aún más de sí mismo en la jornada de cierre y decisiva para lograr la permanencia.

Etiquetas
Publicado el
15 de mayo de 2021 - 20:40 h
stats