El Lourdes Mohedano guía al Peñarroya hacia el triunfo

Blake Terry, en plena acción durante un partido.

De vuelta a casa con la intención de seguir la escalada. El Climanavas Agrometal Peñarroya sigue con sus opciones intactas de estar en la pugna por los puestos más altos de la clasificación y, después de una jornada de descanso, los de Ángel Tripiana volvían al parqué con las pilas cargadas y con la idea de superar al Bodegón Andalucía CB Cimbis, un rival de un nivel similar -en teoría- al de los cordobeses, ya que ocupa la posición inmediatamente posterior en el Grupo D-B de la Liga EBA. Y lo cierto es que esa igualdad se palpó durante los primeros minutos, en los que ambas plantillas dirimieron una lucha constante de intercambio de canastas. Eso sí, con la salvedad de que el Peñarroya aportó un ritmo más coral, al tiempo que los visitantes contaban con un foco anotador muy claro. 

En efecto, el cuadro minero volvió a demostrar un potencial grupal que le convierte en un equipo muy temible, destacando en estos minutos las aportaciones de Luis Antonio Rodríguez y Blake Terry como líderes del ataque cordobés. Por su parte, Manuel Ezomo, con 11 puntos en los primeros diez minutos, asumió el total monopolio de la ofensiva rival, lo que hizo que el primer periodo finalizara con 19-18. 

La mejor versión de toda la primera mitad en el Peñarroya se produjo en el arranque del segundo cuarto. Un tramo en el que se incentivó la aportación colectiva y la defensa subió una marcha más su intensidad, consiguiendo secar completamente al mencionado Ezomo, ante lo cual sufrió ostensiblemente el Cimbis. Así, la distancia se disparó hasta el 31-21, la máxima del partido para los cordobeses, gracias a un parcial de 12-3. Una renta que obligó al técnico visitante a pedir tiempo muerto, que sentó realmente bien a su equipo, puesto que en los siguientes minutos logró neutralizar ese poderío del Peñarroya y recortar distancias hasta el 33-30 que reflejaba el electrónico al descanso. 

El paso por vestuarios volvió a dejar una situación muy pareja, aunque siempre con los locales por delante en el marcador. Eso sí, sería en la segunda mitad de dicho periodo cuando mejorara de nuevo el juego del Pñearroya, aupado por su entregada afición (los pocos que dejaron acceder), deseosa de ver a su equipo en directo, lo que derivó en que la renta aumentase hasta los nueve (49-40), con Luis Rodríguez y Blake Terry una vez más como mejores artilleros, a los que se sumó por aquel entonces un más que cumplidor Okolie en la pintura. 

Desde ahí fueron cimentando una diferencia que acabaría siendo decisiva, pues el Cimbis, salvo de manera tímida en los segundos finales, ya no pudo en ningún momento generar peligro real de voltear la contienda. Los últimos diez minutos de partido fueron un constate intercambio de canastas en el que brilló por encima del resto el norteamericano Terry (21 puntos), sentenciándose el encuentro con un vital 79-69.

Etiquetas
Publicado el
20 de febrero de 2021 - 20:29 h
stats