Marta Martínez, una capitana de 300 quilates

Marta Martínez durante un encuentro en el Colegio Cervantes

Su sueño se ha convertido en una pasión que desempeña día tras día. Forjada durante años en las categorías más populares del baloncesto andaluz y provincial, fue a través de la unión de los dos principales representantes del baloncesto femenino cordobés, cuando su estatus ha podido tener una repercusión más amplia. Y totalmente merecida. Se ha escrito ya en multitud de ocasiones de la relevancia del proyecto del Córdoba Baloncesto Femenino (actual Milar Córdoba), el cual ha devuelto a la ciudad al panorama nacional. Y en ese foco sobresale, desde el momento de su fundación, el nombre de Marta Martínez. La ala-pívot, canterana y una de las caras más visibles del Adeba, tomó protagonismo desde primera hora en la entidad, erigiéndose -entonces junto a Raquel Pérez, emblema del Maristas- como una de las capitanas del equipo en su primera andadura en la N1.

Su desempeño ha estado siempre enfocado a ese trabajo que a todo entrenador gusta. Brillo en la sombra. Una mochila de intangibles, pieza imprescindible para cualquier proyecto. Y desde esa humildad está logrando alzarse como una verdadera referencia. Lo fue en el histórico ascenso a Liga Femenina 2, y lo está prolongando igualmente durante este curso, en el que está viviendo, ahora sí como única y principal capitana, “el sueño de su vida”, tal y como ella misma se encargó de subrayar en una entrevista a CORDÓPOLIS.

Pero ese esfuerzo secundario, ese trabajo en pos del colectivo, tiene su recompensa a base de números históricos. En efecto, y es que la jugadora, en apenas dos años de existencia del proyecto del CBF, ya ha logrado superar los 300 puntos con la elástica cordobesa, siendo la segunda jugadora de la entidad en alcanzar dicho hito, únicamente tras la húngara Sofía Licskai, principal referencia en ataque del plantel dirigido por Antonio Quintero.

El logro lo firmó el pasado fin de semana en el choque ante el Magec Tías, en el cual firmó una tarjeta de 5 puntos en 14 minutos. Eso sí, a buen seguro que el regusto fue amargo, ya que su equipo perdió. Y es que Marta Martínez prefiere mantenerse alejada de los números y de los récords, siempre que a su equipo le vaya bien. Ese es el propósito principal. El verdadero desafío de una capitana de 300 quilates. Y subiendo.

Etiquetas
stats