Al ataque en el mercado

Álex Gómez Comes, en la Ciudad Deportiva | ÁLEX GALLEGOS

Nunca está cerrado. O casi. Hasta el último instante cualquier situación puede darse, ya sea en una dirección o en otra. Dicho de otro modo, el mercado de fichajes siempre permanece abierto hasta que llega la hora de su cierre. Una realidad de la que saben bien en los despachos de El Arcángel, donde no están poco acostumbrados a realizar movimientos al filo de la caída de la persiana. Si todavía resta cerca de un mes para que el plazo para salidas y llegadas termine, con más razón si cabe. En definitiva, el Córdoba sigue metido de lleno en su paseo entre escaparates para reforzar y dar los últimos retoques a la plantilla de la próxima temporada. Más si cabe después de que este martes quedara sellada la cesión de Alberto Quiles al UCAM Murcia. El hasta pronto del joven delantero abre ya sin dudas, o eso se prevé en principio, la puerta a un nuevo efectivo en la parcela ofensiva. Desde luego, la dirección de fútbol califal baraja esa opción desde tiempo atrás y ahora refuerza su idea. Eso sí, no significa que quien deba o pueda recalar en el equipo sea un nueve puro.

“La pretemporada te permite ver qué posiciones del campo pueden estar más cojas o no y, a partir de ahí, poder valorar si traemos a alguien. Estamos trabajando en varias opciones y varias posiciones, pero no tenemos nada cerrado. Dedicaremos muchas horas a buscar en el mercado y coger información para, si llegase el momento, ir a por un refuerzo”, declaró Álex Gómez Comes el pasado viernes respecto de la situación de la plantilla. Es decir, el director de fútbol no sólo no cerraba la puerta a más fichajes sino que la dejaba poco entornada en ese sentido. Tanto es así que todavía resta por contratar a un jugador de banda, tal y como estaba previsto en un principio -junto con Jaime Romero-, en este caso para la derecha. Tampoco está claro que no vaya a llegar otro lateral izquierdo después de que la rescisión de Domingo Cisma dejara ese flanco sólo con Pinillos -aunque Víctor Mena cuenta y mucho para Carrión, no deja de ser una pieza del filial-.

Pero la salida con el formato de préstamo, al igual que sucediera con Marc Vito, de Quiles eleva las opciones de que la afición vuelva a tener novedades en forma de fichajes. El Córdoba se lanza al ataque en el mercado, bien pudiera decirse. Sobre todo porque es la línea de vanguardia la que más llama la atención tras la cesión del onubense al UCAM Murcia. El conjunto blanquiverde cuenta en la actualidad con sólo dos delanteros natos, Jona y Sergi Guardiola, una cifra que a buen seguro no le trae el más mínimo buen recuerdo tanto a la entidad como al propio Carrión después de la experiencia del pasado curso. Por tanto, es indiscutible que la dirección de fútbol de los califales va a tratar de mover ficha en ese sentido. Dos nombres hay sobre la mesa por ahora. Uno es el de Lago Júnior, que suena desde tiempo atrás, y otro es el de Chuli, que apuntó El Día de Córdoba en su edición del martes. La opción del último es complicada, pero no imposible. Sobre todo porque tiene difícil su continuidad en el recién ascendido Getafe.

Sea como fuere, tanto uno como otro gozan del perfil que más se adecúa a lo que busca el Córdoba. Eso es más un atacante que puede actuar en la punta de ataque al igual que por las bandas, de forma que se tiene otra pieza polivalente. El club tenía pensado, antes de la salida de Quiles, firmar a un media punta. Al menos ésa era la idea que mantenía, junto con la incorporación de dos hombres de banda -el primero de estos fue el citado Jaime Romero-. Sin embargo, con el movimiento anunciado en la tarde del martes la dirección de fútbol abre el abanico a toda la parcela ofensiva. En definitiva, la pretensión es reforzar en su totalidad la línea de vanguardia. Al ataque.

Etiquetas
stats