Artillería para derribar el muro gijonés

Piovaccari, en un lance del duelo con el Deportivo en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Atraviesa una de sus mejores semanas desde verano. Aun cuando no lograra vencer su último encuentro. Lo cierto es que el empate ante el Deportivo, y más si cabe con la imagen ofrecida, es impulso anímico para el Córdoba. Pero el conjunto blanquiverde requiere de puntos dado un déficit que espera reducir en apenas dos días. El viernes visita al Sporting con la intención de dar un zarpazo que definitivamente le haga variar su rumbo en el campeonato de Liga. Sin embargo, el reto es mucho más complejo de lo que cualquiera pudiera pensar. Porque el asturiano es uno de los mejores equipos de Segunda A cuando actúa como local: por el momento permanece invicto. Un hecho que debe, principalmente, a su solvencia defensiva. Es decir, los califales deben tirar de artillería para derribar el muro gijonés.

La tarea es complicada, esta vez, por partida doble para los de Sandoval. El Córdoba es el único conjunto de plata que todavía no suma como visitante, otro problema por solventar, y ha de acudir a uno de los pocos estadios que aún son inexpugnables. En números, el fortín de El Molinón supone para el Sporting un total de once de quince puntos posibles. Es el sexto mejor conjunto en su feudo después de conseguir tres victorias y ceder apenas dos empates. Guarismos que alcanzan los de Rubén Baraja, cuyo puesto está en entredicho por cierto, tras encajar únicamente dos goles en cinco partidos. Su fortaleza atrás es, por tanto, virtud principal de los asturianos en casa, al tiempo que acumulan siete dianas a favor.

Parte de la explicación de sus positivos datos como local del Sporting se encuentra en la portería. Tiene a uno de los más destacados guardametas de Segunda A. Se trata de Diego Mariño, cancerbero con no poca experiencia también en Primera. Su muro, como el de la defensa gijonesa, es el que pretende derruir el Córdoba el viernes. Para ello confía en el buen inicio de temporada de su principal artillero, Federico Piovaccari. El italiano ya anotó tres tantos en los nueve choques ligueros que disputó -más otro en Copa- y dos de ellos los hizo en las últimas tres jornadas. Ante el Deportivo no tuvo la fortuna de cara, pero sí ante el Almería y el Osasuna. Precisamente en el derbi su gol otorgó el triunfo a los blanquiverdes (1-0). En Pamplona, sin embargo, su acierto no sirvió para puntuar por mucho que sí igualó momentáneamente la contienda.

Sin duda en Piovaccari reside la esperanza primera del cuadro califal para acabar con la seguridad de la línea de retaguardia del Sporting. Por cierto, como circunstancia que puede ser considerada positiva sobresale el hecho de que el último tanto que recibió el equipo asturiano en El Molinón fue en su más reciente partido en dicho escenario. El Reus repitió el golpe que antes había asestado el Numancia. De regreso al Córdoba, tras el italiano parte como gran baza ofensiva Andrés Martín. El joven atacante es hoy por hoy el segundo en la línea competitiva por el nueve, gracias en buena medida por ver puerta el pasado sábado ante el Deportivo. El sevillano saltó al terreno de juego a falta de poco menos de 20 minutos para la conclusión del duelo y en el añadido surgió para impedir la derrota blanquiverde.

Fue el justo premio a un prometedor talento de futuro del Córdoba que ya estrenó su cuenta anotadora con el primer equipo en Copa del Rey. Ante el Nàstic de Tarragona marcó para encarrilar la clasificación en la segunda ronda del torneo del KO, en un partido en el que también batió al portero rival el propio Piovaccari. Andrés suma dos dianas en apenas cinco encuentros entre Segunda A y el campeonato copero. Así, es Erik Expósito quien más deberes tiene por completar por ahora en materia ofensiva dentro del conjunto blanquiverde. El canario disputó tres choques de Liga y otro de Copa y aún no vio puerta. Una sequía goleadora por su parte a la que ha de poner fin para no perder pie en la carrera por ser el referente en ataque que mantiene con sus compañeros. Pero lo importante en dos días no es tanto ganar la plaza en el once, que también -por aquello de elevar el rendimiento-, sino echar abajo la muralla gijonesa para conseguir la primera victoria lejos de El Arcángel.

Etiquetas
stats