Aprobado general en la primera prueba amistosa

.

Mañana diferente para el Córdoba, que afrontaba el que iba a ser el primer encuentro amistoso de la pretemporada. Y el rival era de sobra conocido, pues el conjunto cordobesista se veía las caras ante el Córdoba B. Un choque que los aficionados podrán volver a ver en repetidas ocasiones a lo largo de los próximos días, debido a la imposibilidad de jugar, de momento, ante otras entidades al no contar aún la Real Federación Española de Fútbol con un protocolo sanitario anti-Covid. Por tanto, lo que se pudo ver sobre el terreno de El Arcángel fue un entrenamiento con algo más de intensidad, aunque ya dejó detalles de lo que será este nuevo proyecto, en el que la mayoría de futbolistas continúan del pasado curso. De hecho, mientras llegan los fichajes, los goles los siguen haciendo los de siempre.

La falta de ritmo y de intensidad, características que suelen brillar por su ausencia en estos momentos de la pretemporada, no impidieron ver un poquito de los que será el próximo Córdoba de la 2020-21, el primero con Juan Sabas al mando. Y es que todo hace indicar que el plantel será notablemente distinto a lo que se ha podido ver en este primer encuentro amistoso, ya no solo por la escasez de rodaje deportivo, sino por los propios integrantes del grupo blanquiverde. Sí que estuvieron sobre el césped de El Arcángel hombres que volverán a ser claves en el plantel, tales como Becerra, Javi Flores, Valverde, De las Cuevas, Piovaccari o Moutinho, aunque el primer equipo cordobesista, por pura necesidad, contó igualmente con una alta presencia de futbolistas que, en su gran mayoría, tendrán dinámica habitual con el filial, pese a poder contar, como se ha podido comprobar, con excelentes garantías para la categoría de bronce.

Y así se inició esta primera parada en clave blanquiverde. El primer equipo contra el segundo, en un choque en el que, con todas las salvedades anteriormente mencionadas, lo cierto es que dejó rasgos de mucha calidad y de compromiso absoluto por parte de ambos conjuntos. Como era de esperar, fueron los pupilos de Germán Crespo los que entraron con más brío al encuentro. Ese ímpetu por demostrar de los más jóvenes se notó desde primer hora, con un Álex Marín que fue, junto a Felipe y Álex Marcelo, de los más activos de su equipo. El Córdoba B logró rondar el área de Becerra con cierta asiduidad durante los primeros compases, aunque sin excesivo peligro para los intereses del meta catalán.

Por contra, la gran novedad que se pudo ver en el once configurado por Sabas fue la puesta en escena de Darren Sidoel, primer fichaje del club en el mercado veraniego. El neerlandés actuó de pivote y demostró una gran capacidad de corte y subida de balón, así como un buen entendimiento con sus nuevos compañeros, pese a llevar únicamente unas semanas en la disciplina del grupo. Por sus pies pasaba una y otra vez la pelota en la construcción de la jugada, aunque era a través de Javi Flores y De las Cuevas desde donde empezaba a generarse peligro real. Sin embargo, las ocasiones de gol seguían sin aparecer, pues la más clara durante la mayor parte del primer tiempo la facturó Piovaccari con un disparo cruzado que se marchó por muy poco tras una buena acción individual en el área defendida por Juliaan Laverge, arquero belga que finalmente se mantendrá como portero del filial, y con posibilidad de actuar como tercer o cuarto guardamente del primer equipo, tal y como confirmó Rafa Sánchez, secretario técnico del club, en los micrófonos de Onda Mezquita.

Así transcurrió un primer tiempo para el que hubo que esperar casi al desenlace para poder ver el primer gol de la mañana. Este fue obre de De las Cuevas, quien impactó un disparo potente desde la diagonal del área tras dejar a su paso hasta dos defensas del Córdoba B. Con esa tímida ventaja se inició un segundo tiempo en el que prácticamente todas las caras eran nuevas en ambos equipos. El receso y la entrada de refresco de multitud de jugadores hizo que no se perdiera el ritmo, aunque ahora sí con dominio casi absoluto de los de Sabas. La intensidad siguió presente en un esquema que apenas varió en su configuración. Ahora serían Moutinho e Iván Navarro los que pusieran la picardía por banda, mientras que Willy Ledesma asumía el papel en la delantera.

Dicho tridente tomó el mayor protagonismo en los segundos 45 minutos, de nuevo en un equipo con mucha presencia de jugadores del filial. De hecho, a los que no se pudo ver en acción fueron a Farrando y Espeso, las dos últimas incorporaciones del equipo y que ya se entrenan a las órdenes del técnico madrileño aunque aún no han sido presentados. Por contra, otros que sí cumplieron en su participación fueron los jóvenes Núñez o Luismi, ambos futbolistas muy destacados la pasada campaña en Tercera División y que aterrizan en el filial con posibilidades con tener minutos en el primer equipo. Pese a todo, fue a través de una jugada de los de arriba de donde brotó el segundo tanto de la jornada. Un córner botado por Moutinho acabó en un cabezazo imparable de Willy. 2-0 y primer paso positivo en lo que fue algo más que un entrenamiento sobre el césped de El Arcángel.

Etiquetas
stats