De la añoranza al temor: vuelve Guardiola

Sergi Guardiola celebra un gol con el Córdoba la pasada campaña | ÁLEX GALLEGOS

La intensa semana no lo es sólo por la elevada actividad. El Córdoba tiene de nuevo la agenda más que apretada debido a la Copa del Rey, competición a la que retoma el pulso el miércoles. También gozan de viveza estos días por las circunstancias que rodean los dos encuentros que encara el cuadro califal. De entrada recibe con motivo del torneo del KO a un conjunto muy presente en la actualidad del club durante todo el verano. Se trata del Getafe, que visita El Arcángel para un partido marcado con morbo. La razón, que en sus filas milita Sergi Guardiola mediante una cesión que tiempo atrás -y no mucho además- levantara no pocos quebraderos de cabeza a la entidad que preside Jesús León. El delantero balear, mientras, está a lo suyo. Esto no es otra cosa que aguardar un choque en el que espera estrenar al fin titularidad con los madrileños. Un deseo que es creciente precisamente cuando su equipo visita el que fuera su hogar deportivo la pasada campaña, un estadio en el que, además, explotara como goleador y diera los pasos necesarios para saltar a Primera.

Sí, Sergi Guardiola está de regreso. O debiera estarlo. Su presencia en el duelo de ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey depende, como es lógico, de un Pepe Bordalás que hasta ahora apenas ha contado con él. Esta vez es previsible que el técnico del Getafe decida otorgar un lugar en el once al atacante, por eso del reparto de minutos. Las habituales rotaciones de los distintos equipos han de abrir las puertas de la alineación al balear, que es, sin la más mínima duda, el principal protagonista de la contienda. Y no sólo por todo lo ocurrido en torno a su salida el pasado verano, sino por el respeto que genera como artillero. En el Córdoba aguardan el choque dedicados a conseguir la mejor preparación posible, pero no pierden de vista al que fue su mayor referente en la temporada 2017-18.

De la añoranza al temor camina estos días el conjunto blanquiverde, que si nada falla va a tener en frente al hombre que anotó 24 dianas entre Liga y Copa del Rey con su camiseta. Ésa es la cifra total que alcanzó Sergi Guardiola con el Córdoba el anterior curso, en el que en cierto modo debutaba en Segunda A. Antes de fichar por el cuadro califal, el de Manacor apenas había disputado cuatro encuentros en la categoría de plata. Fue con el Alcorcón en la temporada 2015-16. De esta forma, con 26 años ya no tenía otra que tratar de aprovechar su oportunidad. Y bien que lo hizo a pesar de que comenzó la campaña como teórica segunda opción en ataque. Jona era el hombre llamado a ser referente, pero fue el ahora futbolista del Getafe quien se ganó el puesto a base de goles. De su mano vibró y disfrutó la afición siempre que pudo, pues sus tantos no impidieron que la de descenso fuera la zona más habitada a lo largo de todo el campeonato. Así como la derrota el resultado más repetido.

El cambio de propiedad conllevó un movimiento destinado a beneficiar tanto al club como al jugador. Con Jesús León, nuevo dueño y presidente, llegó Luis Oliver como director general deportivo y fue él quien auspició una ampliación de contrato al alza para el delantero. Entonces existía el pensamiento de obtener rendimiento económico también por un más que posible traspaso del atacante, mientras que éste pensaba en ese impulso en su trayectoria. Finalmente sucedió y Sergi Guardiola salió del Córdoba en junio rumbo a un Getafe que había de abonar 1,5 millones de euros, cantidad que podía ir en descenso si cedía hasta a tres jugadores a la entidad califal. Sobre el papel la operación resultaba interesante, pero después se demostró un fiasco. Más si cabe dada la compleja situación del conjunto blanquiverde respecto de su límite salarial.

La historia es de sobra conocida por todos en torno a El Arcángel. Nunca llegó cedido alguno al Córdoba, que por si fuera poco sufrió un importante bloqueo en el mercado como consecuencia del mencionado tope para fichajes y nóminas. Un asunto éste que se mantuvo en primera plana hasta ya iniciada la temporada y que provocó que Jesús León asumiera públicamente el error del préstamo de Sergi Guardiola al Getafe. El presidente blanquiverde anunció además medidas legales contra los madrileños por el supuesto incumplimiento del acuerdo para contar con los servicios del balear. Todo mientras el de Manacor padecía una lesión y después no lograra entrar en los planes de Pepe Bordalás. Por ahora, el ariete suma menos de media hora de juego en Liga. El miércoles espera resarcirse y reivindicar su figura en Copa del Rey. En Córdoba tenía que ser -si es que es-.

Etiquetas
stats