Entre el alivio de Fidel y Xisco y la duda de De Tomás

Xisco y Fidel, junto a Cisma y Luso, en un entrenamiento. | TONI BLANCO
Las molestias del delantero madrileño persisten y se ausenta de nuevo en el entrenamiento del Córdoba | El onubense y el balear evolucionan y se suman la dinámica de trabajo del equipo

Cuando no es una circunstancia es otra. La realidad es que cada semana existe al menos un inconveniente para que ésta pueda transcurrir con absoluta normalidad en el plano estrictamente deportivo dentro del Córdoba. Entendida la falta de dicha normalidad únicamente como la imposibilidad de contar con todos los efectivos en los entrenamientos o con el condicionante de las bajas por sanción. Este último caso desaparece por vez primera tras cuatro jornadas consecutivas, pero no lo hacen los contratiempos en forma de molestias físicas. Porque de cara al duelo del próximo domingo con el Zaragoza (El Arcángel, 12:00) José Luis Oltra mantiene al menos una seria duda. Se trata de la del delantero Raúl de Tomás, que al igual que sucediera el miércoles este jueves no se ejercitó con el resto del grupo sobre el verde de la Ciudad Deportiva Rafael Gómez. Sí que regresó Fidel al terreno de juego del Camino de Carbonell, donde recuperó ligeramente la dinámica de grupo junto a Xisco, también aquejado de dolencias.

La cara de la moneda para el técnico ante la visita del conjunto aragonés es el regreso de Razak y de Héctor Rodas, quienes no fueron de la partida en Alcorcón debido a que fueron expulsados ante el Leganés. En la parcela defensiva recupera hombres el preparador valenciano, pero en ataque mantiene la mirada en la enfermería. Sobre todo por la situación de Raúl de Tomás, quien el pasado domingo se tuvo que retirar antes de tiempo del choque disputado en Santo Domingo debido a molestias físicas. Unas molestias que persisten y que este jueves le obligaron de nuevo a ausentarse del entrenamiento del primer equipo. El ariete madrileño no estuvo tampoco en la anterior sesión, de forma que la duda sobre su disponibilidad para el partido frente al Zaragoza sigue ahí. El delantero trabajó de manera individual y específica en las dependencias de El Arcángel para dejar atrás sus dolencias.

Sin el punta de ascendencia dominicana el problema para configurar una línea de retaguardia como habitualmente viene siéndola la del cuadro califal es mayor. O lo sería si Xisco no lograse llegar al encuentro, algo que visto lo visto este jueves en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez no sucederá. Porque el balear, que se perdió el último duelo en Alcorcón precisamente por lesión, mejoró sus sensaciones en una sesión en la que se ejercitó en principio bajo la supervisión del preparador físico, Javi Poveda, y que terminó junto al resto de sus compañeros en una serie de prácticas de presión. Del mismo modo participó sobre el verde Fidel, quien el miércoles no estuvo presente en las instalaciones del Camino de Carbonell. El onubense notó signos de mejoría y se lo hizo saber a José Luis Oltra, al igual que hizo el propio ariete de Santa Ponça. Con todo, no queda otra que esperar a los últimos coletazos de la semana en lo que se refiere a la preparación del choque con el Zaragoza. La evolución en estos casos, sea como fuere, resulta positiva de momento.

Etiquetas
stats