Adiós a un octubre sombrío

Piovaccari lamenta una ocasión de gol perdida. | MADERO CUBERO

La situación en la tabla difiere muy mucho de la que reflejan sus últimos resultados. El Córdoba continúa en la zona noble de la tabla. Y eso que puede cerrar la duodécima jornada fuera de las plazas de play off. Depende de lo que suceda en otros partidos. Una circunstancia ésta que deja al descubierto la gran igualdad con que se desarrolla el campeonato de Segunda A, puesto que tiene lugar después de que el conjunto blanquiverde haya igualado su peor racha de encuentros sin ganar desde que está bajo la dirección de Oltra -en lo que se refiere a la suma de puntas, existe otro dato más negativo en la pasada campaña-. Porque octubre ha sido un mes sombrío para el cuadro califal, que no ha sabido vencer más allá de su choque de Copa ante el Cádiz. El balance deja cuatro empates y una derrota, un registro abierto a la doble lectura pero para nada cercano a lo esperado en El Arcángel.

Dicho de otra forma, el Córdoba encadenó a lo largo de este mes que a punto está de terminar cinco semanas sin conocer la victoria en Liga. Un hecho que sólo tiene un precedente desde que Oltra tomara las riendas del equipo. Éste tuvo lugar la pasada campaña entre las jornadas 29 y 33, ambas incluidas, en las que los blanquiverdes sólo lograron sumar dos puntos. Los resultados en cómputo global es lo que salva al cuadro califal de vivir su peor momento desde que descendiera de Primera. En esta ocasión, al menos sólo perdió en una ocasión y no en tres. Esa cifra es la que permite observar la realidad desde dos perspectivas. Una es la positiva, que presenta a un conjunto difícil de batir. Otra es la negativa, la de un aspirante al ascenso en una crisis de la que debe salir. Lo cierto es que octubre se marcha con tonalidad negra para los intereses de la escuadra cordobesista.

En este mes el conjunto blanquiverde sólo ha logrado superar al Cádiz en Copa del Rey, una competición en la que, gracias a ese triunfo, continúa adelante y se medirá al Málaga. Pero en Liga, que es el campeonato en el que mayor interés pone tanto el técnico como el equipo –por aquello de ser el que definirá la categoría en la que estará el año próximo el club-, la película es diferente. Meritorios son los empates que obtuvo el Córdoba en determinados partidos, como los que disputó en La Romareda o el Martínez Valero, pero complicada de asumir es una dinámica como ésta. Una racha que inició el cuadro califal tras derrotar al Nàstic -y encadenar tres victorias- y ver la clasificación desde la privilegiada segunda plaza. Los de Oltra cerraron septiembre con una gran dosis de optimismo y dirán adiós a octubre con agrado, pues supondrá la despedida a un mes sombrío. Un período que, por si fuera poco, toca a su fin con la dolorosa noticia de la baja de larga duración de Deivid.

Etiquetas
stats