¿A dónde vamos?

Juli besa a Rodri tras un gol del cordobesista | MADERO CUBERO

Al Córdoba le pesa el mes de octubre, en el que no ha logrado ni una sola victoria en Liga. Empató tres partidos y perdió uno, precisamente en su hogar, ante el sorprendente Sevilla Atlético. Se habló entonces de derrota inmerecida, de tropiezo desagradable, de un buen trabajo incompleto -una incongruencia que es excusa recurrente en el fútbol-, del sucedáneo triste de unas buenas sensaciones que no encontraron recompensa. Esta tarde, ante el Real Valladolid, llega un test de fútbol, determinación y oficio. “Tenemos que asumir el partido como un reto: el reto de crecer, de dar un paso al frente, de mejorar y de ganar con nuestra gente”, ha dicho Oltra en las vísperas. El valenciano dejó una advertencia en el aire: “No va a ser fácil”.

Nadie lo espera, entre otras razones porque en el equipo pucelano llega en un momento de alza en fútbol y resultados, después de haberlo pasado francamente mal en los primeros meses del campeonato. Es un aspirante por decreto, un club obligado por su historia a codearse con los candidatos y a subir a Primera de vez en cuando. Permanecer en una segunda fila -o, peor aún, coquetear peligrosamente con los puestos de descenso- resulta algo intolerable para el entorno blanquivioleta y para la propia entidad, que durante este verano reestructuró a fondo su plantilla y puso al frente a un tipo avezado en Segunda, un viejo zorro como Paco Herrera. Junto a Oltra, forma el trío -que completa Pepe Bordalás, en el Getafe- de entrenadores con más horas de vuelo en la división de plata. El duelo desde los banquillos será uno de los focos de interés de un partido al que le sobran alicientes.

Oltra no va a poder contar con un futbolista añorado en la banda izquierda. Domingo Cisma, que lleva fuera de juego desde hace más de un mes, tenía el alta médica y apuntaba al regreso a la titularidad. Al final no va ni en la convocatoria. En la última sesión preparatoria del equipo se resintió. “Es la misma pierna, pero no el mismo sitio”, indicó el entrenador con pesar después de confirmarse que el lateral zurdo sevillano sigue sin estar disponible. Oltra prefiere pecar por cauto que arriesgarse a que se le rompa un jugador cuyo peso en el grupo es importante. Con la misma lista de citados que la semana pasada ante el Elche, Oltra tratará de combatir al Valladolid con un once que podría ser distinto al que arrancó, a última hora, un reñido punto en el Martínez Valero. El desempeño de grupo no dejó del todo satisfecho al entrenador, pero el punto resulta alimenticio para sostener al equipo dentro del grupo cabecero. Ahora es necesario responder en casa, donde el recuerdo más reciente -la derrota ante el filial sevillista- resultó amargo y disparó una batería de incómodas preguntas a propósito de la solidez de la escuadra cordobesista como aspirante. Hoy se pueden resolver algunas. El Córdoba, una vez traspasado el primer cuarto del campeonato, quiere llegar al invierno en una situación solvente y alejado de situaciones de crisis. Y completar un mes sin ganar puede ser un cuadro preocupante.

Dos puntales del equipo cordobesista, Rodri y Alfaro, se reencontrarán con el Valladolid, en el que jugaron la pasada temporada de manera irregular. Mientras el punta recaló como cedido por el Munich 1860 alemán para marcar un par de goles en la segunda vuelta, el centrocampista de La Palma del Condado cumplió un segundo año de contrato tan gris como el primero. A ambos les va la vida mucho mejor en El Arcángel. Rodri lleva cinco goles y Alfaro ha sido siempre titular. Tendrán una buena ocasión para reivindicarse. Ambos se perfilan como componentes de un once inicial en el que las dudas principales se alojan en el centro del campo. El pivote Luso Delgado -amenazado de sanción, al igual que el central Héctor Rodas- espera un acompañante, que saldrá del trío formado por Edu Ramos -el que empezó el curso a su lado-, Carlos Caballero -que le sustituyó- y Borja Domínguez, que entró en las últimas citas y cuyo trabajo ha sido alabado por Oltra.

“Han perdido a dos jugadores importantes arriba, pero se han reforzado y sobre todo han mantenido el bloque y eso le convierte en un equipo difícil que juega de memoria. Lo están haciendo muy bien en casa y vienen de perder un partido en el que merecieron ganar claramente. Conozco bien a su entrenador y estoy seguro de que saben a lo que juegan, tienen una idea muy clara de juego. Estarán arriba a final de temporada”, ha dicho esta semana Paco Herrera, técnico pucelano, que trae en sus filas al exblanquiverde Raúl de Tomás.

ALINEACIONES PROBABLES

CÓRDOBA CF: Pawel Kieszek, Caro, Bijimine, Héctor Rodas, Samu de los Reyes, Luso, Caballero, Guille Donoso, Alfaro, Juli y Rodri.

REAL VALLADOLID: Becerra, Moyano, Guitián, Álex Pérez, Balbi, Jordán, Leao, Álex López, Míchel, Villar y José.

ÁRBITRO: Gorostegui Fernández Ortega (Comité Vasco).

CAMPO Y HORA: El Arcángel (20:00).

Etiquetas
stats