Un viaje a la Córdoba romana y musulmana en 12 rutas

Ana Ruiz, de ArqueologÍa Somos Todos, Desiderio Vaquerizo y Juan Miguel Moreno Calderón. | TONI BLANCO.
Una aplicación web permite recorrer la ciudad siguiendo las huellas de dos de las culturas clave de su historia

Hace años que las guías turísticas cambiaron el papel por las pantallas de los ordenadores, las tabletas y los teléfonos inteligentes. Una nueva aplicación web viene a sumarse a la oferta en Córdoba, de la mano de un visor que permite ubicar en el mapa parte importante del patrimonio arqueológico de la ciudad, sobre todo de su periodo romano como capital de la Bética y musulmán como centro del califato omeya. El teniente de alcalde delegado de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, Juan Miguel Moreno Calderón, y el catedrático de Arqueología de la UCO Desiderio Vaquerizo presentaron ayer el proyecto, bautizado como Arqueología, turismo y nuevas tecnologías. De la tierra al ciberespacio.

La aplicación se encuentra en la página de Arqueología somos todos que ha desarrollado la aplicación con la colaboración de Almagre y es de un uso muy sencillo.

La propuesta ofrece 12 posibilidades de rutas que atraviesan de norte a sur y de este a oeste el casco viejo de Córdoba. Los paseos latinos incluyen El suburbio a la Urbe, que permite conocer las dos facetas de una ciudad romana. Las actividades civiles, religiosas y comerciales se verán enfrentadas a las funerarias, nocivas e industriales; y Córdoba como capital del Betis, que muestra la estrecha conexión de la Córdoba romana con el río Guadalquivir a través de varios testimonios situados en el extremo meridional de la ciudad.

Em Morir en la Córdoba romana, se sigue el camino de los cementerios ubicados fuera del recinto amurallado; mientras que Pan y Circo, une los principales edificios de espectáculo; Vivir en la Córdoba romana, es una ruta por viviendas cordobesas con elementos romanos como los grandes patios porticados, la exuberancia de sus pavimentos musivos y la riqueza de su decoración pictórica y arquitectónica;

El pase de Las murallas se centra tanto en la muralla que rodeó a la Córdoba romana, como en la evolución a la que ha sido sometido dicho recinto en los últimos dos milenios; El agua de los romanos, rastrea las cisternas, acueductos y termas, que serán sólo algunos de los elementos que nos descubrirán cómo se abastecieron, gestionaron y evacuaron las aguas en la Córdoba romana; y Los mosaicos servirá para ver algunos de los mosaicos vinculados a las viviendas de los grandes prohombres de la Córdoba romana.

En cuanto a la Córdoba musulmana, la primera ruta, Qurtuba, recorre algunos de los elementos más distintivos de la que fue, hace más de mil años, la capital de al-Andalus y el núcleo político y cultural más importante del Mediterráneo occidental: Madinat Qurtuba. Este itinerario permitirá explicar además la idiosincrasia propia de la medina andalusí.

En la Córdoba actual han quedado vestigios de algunos de los elementos que sirvieron para el abastecimiento, almacenamiento o eliminación de las aguas de la antigua Qurtuba musulmana. La ruta del Agua visita los más destacados y adquiriremos una visión general acerca de la hidráulica andalusí. Fortalezas, en cambio, concentra en algunas de las fortificaciones de la Córdoba islámica para transmitir una idea esencial: ante amenazas internas o externas el esfuerzo defensivo en la ciudad se incrementa.

Por último, con la ruta Mezquitas conoceremos algunos de los pequeños templos de la antigua Qurtuba, así como la importancia que jugaron en la configuración y desarrollo de su urbanismo.

Etiquetas
Publicado el
12 de diciembre de 2014 - 06:19 h
stats