Turismo de cementerios: un circuito cultural gratuito

Cementerio de la Salud | MADERO CUBERO

Entre finales de octubre y comienzos de noviembre, los cementerios de cada localidad sufren una oleada de visitas de quienes quieren recordar especialmente a sus seres queridos en las fechas próximas al Día de los Difuntos. Pero, más allá de estos días, los camposantos de muchas ciudades se erigen como enclaves culturales de primer orden, donde sus valores artístico, histórico o patrimonial les hacen merecedores también de visitas meramente turísticas.

Siempre abiertos a visitas, sin largas colas de espera y sin necesidad de pagar entrada, en la provincia de Córdoba son dos los camposantos que pertenecen a la Ruta Europea de Cementerios por su gran valor cultural: el de Monturque y el de Nuestra Señora de la Salud en la capital. Ambos se incluyen entre los destinos de esta ruta, un itinerario catalogado en 2010 por la Comisión Europea a la misma altura del Camino de Santiago, que incluye 63 cementerios en 20 países europeos y que responde al auge en los últimos años de la corriente turística que se centra en recorrer las necrópolis de especial valor cultural.

Y es que el turismo de cementerios o necroturismo ha dejado de verse como una tendencia oscura y ha pasado a ser un elemento más de las visitas que los turistas hacen en una determinada ciudad para conocerla en todos sus aspectos. En ellos, tumbas de personajes ilustres, obras de arte funerarias en esculturas o pinturas, patrimonio arqueológico, ingeniería urbana y la huella de siglos de historia de cada municipio se concentran en los conocimientos que puede ofrecer una visita turística al cementerio.

Es el caso del camposanto de Monturque, el principal atractivo turístico de este municipio con apenas 2.000 habitantes. Se trata del único camposanto de España que contiene en su interior una zona arqueológica, declarada Bien de Interés Cultural (BIC), en la que se encuentran unas cisternas romanas del siglo I perfectamente conservadas, ejemplo de la mejor ingeniería hidráulica del imperio.

Descubiertas en 1885, no fue hasta hace apenas dos décadas cuando se estudiaron y se certificó su valor como gran obra de ingeniería romana, momento a partir del cual se adecuaron para las visitas turísticas que desde entonces y hasta ahora se realizan y que llevan hasta este municipio a cientos de curiosos e interesados por la arqueología y la historia.

Esa misma historia que cuenta cómo en el lugar donde ahora se emplaza el cementerio de Monturque, en el siglo I se ubicaba el foro de la ciudad romana, con los principales edificios y con el subsuelo preparado para servir de almacenamiento del agua de lluvia. Hasta 850.000 litros eran capaces de albergar estas cisternas romanas que eran utilizadas para el abastecimiento de las termas públicas principalmente, que dan cuenta hoy del tamaño e importancia de la población que entonces albergaba el municipio.

Al cementerio de La Salud, construido en Córdoba capital a partir de 1811, no es la arqueología sino el patrimonio artístico e histórico lo que le lleva a estar incluido en la Ruta Europea de Cementerios y a recibir visitas de turistas. A su entrada, destaca la fachada neoclásica que recibe al visitante y la ermita de Nuestra Señora de la Salud, mientras que en su interior el principal atractivo turístico lo componen algunos de sus ilustres moradores.

Allí se pueden visitar las tumbas donde están enterrados los toreros más ilustres de la ciudad: Manolete, Guerrita, Lagartijo y Machaquito, los denominados califas del toreo. Con ellos, panteones eclécticos de finales del siglo XIX dan cuenta de una parte de la historia y el arte funerario en la ciudad, donde se conjuga la arquitectura, el relieve y la escultura en conjuntos estéticos de la época y donde se pueden ver obras de autores como Mateo Inurria –en la tumba de Lagartijo-o del escultor valenciano afincado en Córdoba Amadeo Ruiz Olmos –en la de Manolete-, entre otros.

De hecho, bajo el nombre de La Ciudad de los Recuerdos y especialmente dirigido a los turistas, el cementerio ofrece al visitante un itinerario por el interior de La Salud para conocer lo más destacado del camposanto, presentado en ítems informativos en cada uno de los lugares destacados de su recorrido.

Porque además de como enclaves culturales de historia y arte, los cementerios también se pueden ver con la lupa de la antropología en cada ciudad, soportes arquitectónicos y urbanísticos de las costumbres y hábitos de una sociedad con respecto a algo tan antiguo como la vida misma: la muerte.

Etiquetas
stats