La poesía urbana entra en los salones de Cosmopoética

El Chojín, en Cosmopoética | BUTELO

Nuevos lenguajes, nuevos lugares y nuevos públicos. Cosmopoética le ha abierto definitivamente la puerta de sus salones como el multiusos de Orive a estos nuevos lenguajes. Orive es un parque con su poquito de aroma hiphopero, con sus graffities, sus, de vez en cuando, quedas de un ambiente cordobés y urbano, que tiene hasta su cancha de baloncesto con cadenas en forma de red. Pero Cosmopoética ha metido dentro de su sala más elegante a toda esta poesía urbana que es el rap y el hip hop. Y la ha llenado, para concluir el festival.

Domingo Antonio Edjang Moreno alis El Chojín publicó su primer disco hace 20 años, cuando muchos de los que este viernes fueron a Orive a disfrutar de su ritmo endiablado ni habían nacido. El Chojín es uno de los más veteranos del panorama patrio. Y por eso el título de su anunciado último trabajo ha desconcertado tanto a muchos de los fans que este sábado acudieron a Orive. ... y el último, se llamará un disco que saldrá en primavera. “¿Cómo que el último?”, se preguntaban muchos de esos admiradores de El Chojín, muchos de ellos todavía en pañales cuando en 1997 ya sonaba su música.

El rap de El Chojín ha puesto final a una semana incombustible en Orive. No obstante, Cosmopoética se cerró con una verbena al más puro estilo mediterráneo, popular y nocturna. Tres de las mejores propuestas del spoken word nacional –Dani Orviz, Versonautas y Mansilla y Los Espías– se juntaron en el cine Fuenseca para ofrecer un recital de poesía donde el público pudo escuchar, sentir y bailar. El fin de fiesta lo puso DJ Pansequito con una sesión de música italiana.

Etiquetas
stats