Un plan para pasear el río de Heráclito

Noria situada en el río Guadalquivir en Córdoba. FOTO: MADERO CUBERO
El arquitecto Juan Cuenca propone una intervención en el cauce y las orillas del Guadalquivir

El arquitecto Juan Cuenca, artífice del mayor lavado de cara al que se ha sometido Córdoba en las últimas décadas -la remodelación de todo el eje patrimonial del Guadalquivir- tiene una idea desde hace años. Una idea que supondría la octava fase de ese gran proyecto de intervención y que supondría trabajar, definitivamente, en el río mismo. Un plan de recuperación y aprovechamiento para los vecinos de tramos de las orillas del Guadalquivir, para hacerlos transitables. Entre las medidas que propone, se encuentra la reconstrucción del azud junto al Puente Romano

“La idea siempre estuvo ahí. Y existía interés de la Junta y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, cuando comenzaron las obras”, señala el arquitecto. Pero aquello fue hace casi una década, cuando las arcas del Estado, la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento vivían tiempos más boyantes.

Cuenca insistió en su idea cuando remodeló los molinos centenarios que jalonan la ribera. Su idea era ambiciosa porque no busca una actuación puntual en el tiempo, sino acompasarla a las crecidas del cauce. “Este es un río vivo, un verdadero río de Heráclito, con importantes crecidas, muy dinámico y cambiante”, recuerda el arquitecto.

Cuenca propone un proyecto“muy culto, estudiado con muchos especialistas, que se adapte sus distintos tratamientos a la morfología del cauce”. Ese trabajo, realizado de la mano de biólogos y expertos en la fauna y en la flora tendría que ser continuo, ya que la propia dinámica de las corrientes van alternando las intervenciones. “Por ejemplo, el embarcadero que hicimos hace unos años, ya ha desaparecido”, pone como ejemplo Cuenca.

Etiquetas
stats