El oasis de Palma o cómo aparcar la crisis en el teatro

Inauguración de la Feria de Teatro de Palma del Río.
La XXXI Feria de Teatro en el Sur sirve de bálsamo para la golpeada industria de la escena y encuentra el abrigo del público

“En Palma se crea como un oasis. Hablamos menos de las penas, de la crisis, y más de los proyectos y el futuro”. Son palabras de Manuel Pérez, coordinador de la Feria de Teatro en el Sur que cierra ya su trigésimoprimera edición como un bálsamo donde productores, actores, programadores y público han dejado a un lado la crisis y se han centrado en la esencia del teatro.

En un año en que los propios organizadores jugaban con el concepto del “equilibrio en el alambre” para dibujar los esfuerzos para sacar adelante una nueva edición de la Feria, el sabor de boca final es “más que positivo”.

“Hemos conseguido mantenernos en el alambre” explica Pérez para destacar que “no ha habido bajada en la calidad” de las representaciones y que “las ganas, los esfuerzos y los reaños” de todos los agentes que participan en la Feria de Teatro en el Sur se han sumado con ese objetivo.

Frente a la cuerda floja que se traducía en un presupuesto de 147.000 euros, un 50% menor que el de hace cinco años, con el que el certamen se presentaba este año “en un auténtico ejercicio de equilibrio”, a la vista de los resultados y la satisfacción entre compañías y público, el oficio ha podido con la crisis.

“La huella de la crisis se nota en la producción, pero no en la calidad”, reitera y señala el éxito de público de la muestra que en tres días ha superado los 6.000 espectadores, una cifra que augura que el número total “sobrepase incluso ligeramente el del año pasado”.

Un público que en las salas o en el teatro al aire libre ha respondido y sirve también como “termómetro” para que los programadores nacionales e internacionales que han seguido la Feria, sepan la respuesta de la gente ante cada uno de las 29 obras presentadas. “La Feria crea el poso y a la hora de hacer una programación de teatro, importa el recuerdo, el sabor de boca que se hayan llevado”. Y ahí, “lo que el público está sintiendo, su respuesta”, es la vara de medir que Palma del Río muestra.

Etiquetas
stats