Nieto apoya abrir la puerta de la Mezquita que busca el Cabildo

.
La Iglesia planea retirar una celosía de De La-Hoz para que pasen las hermandades

El Cabildo de Córdoba quiere abrir una nueva puerta en la Mezquita. La obra, que afectaría a una de las celosías diseñadas por Rafael de la Hoz, cuenta con el apoyo del Ayuntamiento, gobernado por el PP y de las Cofradías de Semana Santa. No es para menos, la intervención en el monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984 tiene como objeto que el conjunto de las estaciones de penitencia puedan pasar por la Mezquita, catedral cristiana desde 1236. El proyecto, duerme el sueño de los justos desde que en 2011 se derivó el plan de los arquitectos del monumento. ¿Cuál es el problema? El alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, cree que “más que un problema técnico, existe un problema político o ideológico” en la Junta de Andalucía para que desde la Consejería de Cultura y Deporte aún no se haya autorizado al Cabildo Catedral de Córdoba la apertura de la puerta.

Nieto defiende la idea del Cabildo. y hoy lo ha vuelto a explicar. “pPra la ciudad es importante resolver el problema” ha explicado. “Se trata de una petición de la Agrupación de Cofradías y de muchas otras personas”. Para el alcalde no existen problemas de relevancia que impidan desarrollar el proyecto, ni técnicos ni históricos. “No hay un problema que puede afectar incluso a la declaración como Patrimonio de la Humanidad de la Mezquita. Esa puerta ya estaba abierta hace 60 años”, ha dicho.

Los arcos de la entrada norte de la Mezquita se cerraron hace dos siglos para impedir el paso de los pájaros. Excepto los cuatro arcos en el extremo de poniente. Y a principios de 1970, De La-Hoz no les quitaba ojo. El arquitecto tenía un plan. Quería convertir aquel rincón en un espacio que recuperase la memoria de cómo debió ser la luz que disfrutaban los fieles antes de la intervención cristiana. En su familia recuerdan que solía repetir que era mejor actuar pronto, antes de que fuesen ocupados por nuevas capillas.

El arquitecto logró convencer a los responsables sobre la necesidad de instalar las celosías, que han ofrecido, durante 40 años, un asomo de la luz tamizada que debía tener el templo. De La-Hoz insistió siempre en que aquella fue la primera acción no religiosa ni arqueológica, sino puramente arquitectónica en favor del edificio.

Para Nieto, esas puertas no pueden ser consideradas ahora como “intocables”. “Hay medios técnicos que harían absolutamente factible que se pudiera realizar la apertura sin provocar el más mínimo daño, no a la estructura original de la Mezquita, ni siquiera a la estructura posterior de cierre que hizo Rafael de la Hoz”, defiende el alcalde.

Etiquetas
stats