Medina Azahara aflora de nuevo

Generación del mapa de sombras de Medina Azahara obtenido a través de LiDAR | PATRICIO SORIANO
Una técnica de teledetección óptica que utiliza el láser para obtener una muestra densa de la superficie de la tierra produciendo mediciones exactas permite conocer qué esconde el yacimiento

Fíjense bien en la foto que encabeza esta noticia. Eso que aflora en tres dimensiones es Medina Azahara, la ciudad califal de Abderramán III, construida en el siglo X en las faldas de Sierra Morena. Gran parte de la estructura permanece oculta bajo tierra, pero Patricio Soriano, geógrafo y consultor de tecnologías de la información geográfica con experiencia en la administración pública y universidades, ha hecho que el gran palacio Omeya vuelva a la superficie usando la tecnología LiDAR que se encuentra disponible dentro de los bancos de datos abiertos.

"El LiDAR es una técnica de teledetección óptica que utiliza la luz de láser para obtener una muestra densa de la superficie de la tierra produciendo mediciones exactas", cuenta Patricio Soriano. En esencia funciona como una especie de sónar. Una onda es lanzada desde un avión, choca contra el suelo, penetra una distancia en él y vuelve de nuevo al avión. "Según sus características, se puede identificar qué tenemos en la superficie y bajo ella: plantas, tierra o estructuras de construcción. Millones de estas ondas producen una microtopografía que resulta muy útil en distintos campos", prosigue el geógrafo.

Una de las áreas más interesantes es la aplicación de esta tecnología y sus técnicas en el campo de la arqueología. "La densidad de la cobertura y la posibilidad de obtener modelos digitales del terreno de detalle están dando magníficos resultados sobre todo en la detección de estructuras de gran tamaño (murallas, zanjas, construcciones) en zonas de densa vegetación", explica Soriano. Por ejemplo, se han producido avances muy importantes en áreas densamente selváticas de Camboya, donde se han detectado yacimientos y estructuras bajo los árboles.

Pero en áreas despejadas y protegidas, como Medina Azahara, el resultado también puede ser espectacular. "La imagen de más impacto es la obtenida para el ámbito de la ciudad palatina. Los resultados no son nada novedosos ya que en la documentación planimétrica del Plan Especial de Protección del Conjunto ya existía un plano estructuras no excavadas, seguramente obtenidos a partir de algún tipo de prospección geofísica", reconoce Sorinao. Pero para este experto, la nueva técnica demuestra también la rapidez y comodidad que otorga hacerlo desde el aire, sin necesidad de tener que patearse miles de metros cuadrados.

A pesar de que el resultado del LiDAR en Medina no aporta grandes novedades, junto a los restos visibles en la actualidad, Patricio destaca que "el mapa de sombras generado a partir de la nube de puntos filtrados (sólo terreno) es bastante espectacular, pudiéndose ver nuevas estructuras no documentados".

Etiquetas
stats