Lin Cortés se lanza al vacío de cantar en inglés

Lin Cortés en La Noche Blanca | TONI BLANCO

“Sin saber volar / me lancé al vacío / sin saber volar”, canta Lin Cortés en su nueva canción, Volar. Y lo hace en inglés, volando sin alas pero ayudado por la voz de Odille Lima, desde La Corredera hasta un imaginario musical afroamericano en el que se vislumbra especialmente la influencia de la cantante británica Sade.

Al igual que ella, Lin Cortés y Odille Lima cantan sobre un manto de jazz aterciopelado en clave de medio tiempo que va creciendo y creciendo hasta un climax desatado por una batería sincopada y que cierra a golpes una canción distinta a todo lo que ha hecho antes el cantante y compositor cordobés. Adelanto -el tercero ya- del nuevo disco tras el celebrado Gipsy Evolution (2014), previsto para octubre, y del que este sencillo parece dar algunas pistas que su autor, genio y figura, se encarga de desmitificar.

“Para mí cada canción es un mundo, pero tampoco me planteo nada. No hay nada pensado. Va surgiendo todo tranquilamente”. Así define Lin Cortés su proceso creativo. Como el resto del disco, Volar se ha grabado en Córdoba y se ha masterizado en Madrid. Detrás de ella están los habituales del cantante: David Bao a la batería, Josué Ronkío al bajo y Toni Romero a los teclados. Para esta canción, además, se ha sumado el guitarrista salmantino Juanma Montoya.

Y la cantante Odille Lima, a la que Lin Cortés dio “libertad total para que hiciera lo que quisiera” con su canción. La cantante de voz negra ha acabado acaparando el protagonismo en una canción en la que el cordobés ha aportado unos coros y, lo que es más importante, una personalidad epatante y que, de nuevo, le sirve para reivindicarse desde lo afroamericano.

“Yo siempre he escuchado mucho R&B y este tipo de propuestas negroides. Pero la canción parte de ahí y de ese estribillo que yo tenía en la cabeza desde hace 20 millones de años”, señala. Aunque nunca hasta ahora lo había entonado en inglés. “Que va tío. Si yo no sé ni lo que digo. He ido pinchando palabrita por palabrita”, confiesa partiéndose de risa Lin Cortés, que adelanta que el próximo disco incluirá también una colaboración con otra insigne voz cordobesa que está más acostumbrada a la lengua de Shakespeare, la cantante Nita, de Fuel Fandango.

Y pocas pistas más da sobre el disco, salvo la de otros dos insignes invitados, en este caso a nivel de inspiración: Frida Kalho y Oscar Wilde. Referentes para un flamenco que tiende a volar sin alas ni red.

Etiquetas
stats