LECTURA

Lectura y sostenibilidad, de la mano en los parques de Córdoba con la red 'Libro Libre'

Librería de la red 'Libro libre'

La lectura es ese hobbie en el que se encuentran los que prefieren leer en papel y los que prefieren hacerlo en digital. Algunos de quienes prefieren la segunda opción ven como ventaja la sostenibilidad. Pero ahora también es posible ser responsable con el medioambiente y leer en papel gracias a la Red Libro Libre creada en Córdoba por Ana Rojas, Cecilia Brañas y Elisa Díaz de El Alambre Estudio Creativo.

Estas tres cordobesas que conforman la cooperativa El Alambre han viajado y vivido en el extranjero, algo que les ha hecho tener una perspectiva de la vida algo más abierta. Entre todas las cosas que descubrieron en lugares como Francia o América Latina están los movimientos ciudadanos por la lectura. Ahora, ellas han conseguido instalar una red de 12 puntos de encuentro donde los cordobeses de todas las edades podrán intercambiar sus libros favoritos, los últimos que han leído o, por qué no, dejar aquellos que menos les hayan gustado.

¿Cómo se ha llevado a cabo?

La red Libro Libre fue un proyecto que estuvo sólo en sus mentes hasta que, gracias a una convocatoria del Ayuntamiento de Córdoba, vieron la oportunidad de que saliera adelante. Presentaron la idea de instalar bibliotecas en la calle “y que la gente las usase y las llenase de vida, que fuese un punto de encuentro y de intercambio”, cuenta Ana. Con esto en mente han trabajado con artesanos de la ciudad como ConPalet Artesanía o Estudio Cuarto Derecha, diseñadores gráficos para dar los primeros pasos y diseñar y crear el logotipo, la idea y los muebles que se instalarían por la ciudad.

El siguiente paso, una de las partes más importantes, “la articulación con la gente local, con los barrios. Llegamos y preguntamos por los referentes de cultura o los centros cívicos”. Proponer y escuchar las ideas de la ciudadanía, ese ha sido su trabajo durante el primer semestre del año. Y durante la Feria del Libro han realizado distintas jornadas y actividades culturales para diferentes públicos en las que han dado a conocer la idea “para validar que a la gente les gustase, y en algunos sitios nos recomendaron otros lugares para instalarlos”.

Encuentra estas mini bibliotecas en la ciudad

La última fase ha sido la instalación de la que, según ha indicado Ana, se ha encargado la Empresa Municipal de Saneamiento de Córdoba (Sadeco). Esta comenzó la semana pasada instalando las doce bibliotecas urbanas, diez eran los puntos establecidos por sus creadoras, pero según cuenta Ana, la propia ciudadanía ha pedido instalar uno en la piscina de la Fuensanta; en el Centro Cultural Luciana Centeno y en el Colegio de Ferroviarios -que se instalará en septiembre-.

Actualmente los puntos que hay en la ciudad se encuentran en los jardines de El Sordillo (Arroyo del Moro), el parque Juan Carlos I (Ciudad Jardín), parque de la Asomadilla (junto al Aula de la Naturaleza), plaza de Valdeolleros, plaza de Colón, centro sociocultural Luciana Centeno (San Agustín), plaza de las Artes (Fidiana), piscina de la Fuensanta, jardines de Orive, plaza de Santa María de Trassierra (junto al centro cívico de Trassierra) y plaza de la Cerería (junto al centro cívico Chari Navarro de Alcolea).

Un espacio para que la ciudadanía “lo haga suyo, lo cuide y lo llene de contenido”

Ana, en nombre también de sus compañeras confiesa que se encuentran muy emocionadas y orgullosas de que el proyecto que tenían en mente se haya materializado y haya cobrado vida. Además, porque “ha sido muy bien acogido” y con este se crea conciencia ciudadana sobre la reutilización y las acciones sostenibles. Pero lo más importante, indica, es “que la gente se apropie de este espacio, lo sientan suyo, lo cuiden y lo llenen de contenido independientemente de que nosotras organicemos algún tipo de actividad”.

Etiquetas
stats