Juanlu González, el arquitecto cordobés que un día se levantó actor

.

Sevilla años 20. En el jardín de la ficticia escuela para señoritas de Sevilla, donde transcurre la acción de la serie de TVE La otra mirada, Teresa, la profesora protagonista se fuma un cigarro con el responsable de mantenimiento de la institución, Ramón. Se trata de una secuencia del capítulo 1 de la serie, la primera que ruedan juntos ambos personajes. A ella la interpreta la actriz vasca Patricia López Arnáiz y a él un desconocido cordobés llamado Juanlu González. Un arquitecto de profesión que ni se había puesto jamás delante de una cámara ni pisado un rodaje hasta aquel día de enero de 2018.

http://carcelen.net/JUANLU%20GONZA%C2%81LEZ%20SHOWREEL%2010_19.mp4

El cine está lleno de golpes de suerte. La intrahistoria de grandes estrellas como Clint Eastwood, Johnny Depp o Harrison Ford cuenta que alguien se fijó en ellos por casualidad o que acompañaron a un amigo a una prueba y acabaron llevándose el papel. Juanlu González (Córdoba, 1991) tampoco nació con vocación de actor ni fantaseó nunca con la idea de serlo durante sus 27 años de vida.

"Me imaginaba en muchos sitios y no en este. Al final donde ibas a acabar te ha encontrado a ti", reflexiona este arquitecto y actor que creció en Vallellano, estudió en el Séneca y se marchó a Sevilla a hacer la carrera de Arquitectura. Hasta que un buen día, por aquello de estar en el momento justo en el lugar adecuado, un personaje lo encontró a él y su vida dio un triple salto mortal con tirabuzón.

La historia comienza cuando era estudiante de la carrera y lo fichó Red Bull para eventos y marketing. Hasta que un directivo se fijó en él, en su naturalidad y desparpajo, cuando fue maestro de ceremonias en un national meeting de la firma en Madrid. "No me daba vergüenza hablar en público", cuenta en la terraza de un bar de su actual barrio madrileño acompañado de Bizcocho, su perro, "y salió redondo. Me divertí sin querer ser muy protagonista".

Aquel director de Recursos Humanos le presentó a su actual representante, Carmen Carcelén, y ahí comenzó todo. "Aunque yo pensaba que como mucho me saldría un anuncio", cuenta entre risas.

La otra mirada

Poco después de aquello, su representante lo convocó a una prueba para una serie. Necesitaban a un actor con acento andaluz y Juanlu se encaminó sin ninguna presión a una prueba de casting que dirigían Eva Leira y Yolanda Serrano. "Yo no sabía ni lo que era una separata", bromea sobre la parte del guión que le enviaron para que se la estudiara. "Era la inconsciencia de no saber dónde te estabas metiendo, lo hice tranquilamente. Ni siquiera sabía quiénes eran ellas [las directoras de reparto más top del cine español actual].

Un mes después lo llamó Carmen: el papel de Ramón en La otra mirada era suyo. "¿Y qué hago, me cojo algún diíta de vacaciones para grabarlo o cómo lo hacemos?", le preguntó el entonces aspirante a actor a su representante más perdido que el barco del arroz. Aparcado su trabajo anterior y decidido a probar suerte en el mundo de la actuación, en enero de 2018 Juanlu comenzó el rodaje de La otra mirada, una serie de Boomerang para la primera cadena pública encabezada por Macarena Gómez, Patricia López Arnáiz y Ana Wagener que ya ha emitido dos temporadas con un marcado carácter feminista destinado a cambiar mentalidades, algo pocas veces visto en una ficción de la televisión pública.

Su personaje, Ramón, un hombre popular, sensible y lleno de sentido común en la Sevilla de principios del siglo XX, ha despertado el cariño del público gracias a la cercanía de su acento cordobés y a haber dejado tan grandes momentos como miguitas de sabiduría popular.

"Recibo muchas muestras de cariño porque ven a un hombre tan de pueblo, arraigado a las costumbres, un tío antigüito andaluz, empático con el tema del feminismo y tan cómplice de Teresa, quien le da mil vueltas y en aquella época en la que nadie la entendía, la entiende, la comprende y la ayuda. La quería bien y era moderno porque no quiso cambiarla", explica sobre su personaje, un hombre enamorado.

"La serie me encantó, he aprendido mucho de feminismo, de las actrices... a pesar del lío gordo que tuve dentro de mí el primer día de rodaje". El actor reconoce haber calmado los nervios al verse en pantalla tras grabar la primera secuencia. "Al verme no me vi tan tenso como estaba de verdad y eso me relajó. Patri [López Arnáiz, la actriz que hace el papel de Teresa] me ayudó mucho, me dijo que ella también estaba muy nerviosa, y era mentira, solo lo hacía por ayudarme", recuerda el actor. "Nunca salí de un trabajo tan feliz y pensé que había encontrado mi sitio".

¿Habrá una tercera temporada de La otra mirada? Por ahora todo apunta a que no y Juanlu confiesa no tener la menor idea, algo que no hará que al actor se le acabe una de sus dos profesiones. Su teléfono continúa sonando con ofertas de cine y televisión. Algunas tan importantes que ni siquiera puede contar aún.

Detox, el poder de la red

Entre el rodaje de la primera y la segunda temporada de La otra mirada, Juanlu González fue unos de los protagonistas del corto Detox, el poder de la red, un experimento de Vodafone dirigido por Daniel Monzón con guión de Daniel Sánchez Arévalo.

Rodado en Madriguera, en Segovia, el reparto se completó con Jesús Rubio, Andrea Dueso, Esperanza Guardado, Juanma Lara y Enric Benavent para contar la historia de un grupo de amigos que se va un fin de semana a una casa rural en un pueblo con el objetivo de desconectar del mundo y poner en práctica lo que comúnmente se conoce como "Detox digital".

Operación Camarón

La pasada primavera Juanlu rodó esta comedia flamenca, una de las grandes apuestas de Mediaset para 2020. Junto al actor cordobés veremos un reparto con una buena parte andaluza encabezado por Julián López, Natalia de Molina, Paco Tous, Julián Villagrán, Miren Ibarguren o Antonio Dechent, todos a las órdenes de Carlos Theron en una historia localizada entre Sevilla y Cádiz.

La comedia, un remake de la italiana Song é Napule (Antonio y Marco Manetti, 2013), ganadora de tres premios Donatello, es una adaptación española con guión de Josep Gatell y Manuel Burque centrada en una banda de flamenco trap de San Fernando de toda la vida en la que se infiltra un policía novato cuando van a tocar en la boda de la hija de un traficante local.

"Lo mío es de traca"

El actor y arquitecto no oculta la felicidad que le provoca tener dos profesiones dentro. "Muchas veces sueño que no soy arquitecto, y me despierto y me digo, tengo el título, menos mal", cuenta quien sigue trabajando diseñando edificios en el tiempo libre que le deja la interpretación para el estudio sevillano OA 110. "Un trabajo técnico que complementa muy bien la parte creativa que tiene la actuación", reflexiona. "Me gusta lo que cada una de las profesiones me aporta en la otra, cómo estructura la cabeza cada una".

Juanlu es consciente de que el momento que vive "pasa una vez y me ha tocado a mí" y se acuerda de tantos que se preparan para ser actor o actriz toda su vida y siguen peleando. Él no se formó para ello y un personaje lo encontró, pero ya no tienta esa suerte. "La intuición se acaba y quiero tener algo detrás cuando se acabe", confiesa, "quiero aprender técnica, he hecho una carrera express y he aprendido haciendo el oficio, ahora quiero formarme con personas que me gustan y que me aporten en la línea en la que quiero crecer".

Su familia, repartida entre Córdoba y Montalbán, tiene el núcleo en la capital, adonde Juanlu viene con frecuencia, "y está flipando. Nos lo hemos tomado con ilusión y tranquilidad, sabiendo que esto no es la gallina de los huevos de oro". Juanlu asegura que no sueña con nada, "disfrutar del camino, ser tan feliz como ahora y a ver qué trae la vida". Nada más.

Entonces, si me hago una casa en Córdoba te llamo o no, pregunta la periodista. "Claro, llámame. Si es que lo mío es de traca", ríe mientras coge a Bizcocho porque en una hora lo recogen para rodar.

Etiquetas
Publicado el
9 de septiembre de 2019 - 07:52 h
stats