Inocentes, locos y osos: una tradición centroeuropea en el Sur

FOTO: MADERO CUBERO

FOTO Y VIDEO: MADERO CUBERO

Fuente Carreteros celebra como cada 28 de diciembre una tradición que hunde sus raíces en sus antepasados

Aunque hoy parezca increíble, en el siglo XVIII España acogía a inmigrantes de Centroeuropa (alemanes, suizos, italianos y franceses) que huían del hambre de sus países. Entre Córdoba y Écija había unas tierras fértiles pero yermas aún que el rey Carlos III quería explotar. Y lo hizo como hicieron después los colonos ingleses en Norteamérica: ofreciéndoselas a los colonos centroeuropeos que huían del hambre y la penuria. Así, en 1761 se fundó la colonia de Fuente Carreteros. Hoy es un pueblo andaluz más. Con sus problemas de paro desatado, muchos hijos de aquellos inmigrantes se plantean hacer el recorrido inverso al de sus antepasados. Seguro que si lo hacen exportarán a Centroeuropa tradiciones como las que Centroeuropa importó a este pedazo del Sur: la danza de los locos de Fuente Carreteros.

Los investigadores no se ponen de acuerdo sobre su origen pero nadie parece discutir que la danza de los locos de Fuente Carreteros hunde sus raíces en la tradición centroeuropea. En ningún pueblo de Córdoba acontece ningún evento que se le pueda parecer lo más mínimo. La simbolización de esta danza tiene relación con el día que se representa, ya que, según los investigadores, recrea la matanza organizada por el Rey Herodes, que mandó asesinar a todos los recién nacidos e inocentes, los cuales fueron sometidos a una persecución por parte de los soldados y ayudantes del Rey.

Según el alcalde de Fuente Carreteros, José Manuel Pedrosa, “este baile ha perdurado a través de los tiempos, gracias a la transmisión oral de padres a hijos, y pese a que ha desaparecido en algunas épocas, la constancia de algunos habitantes de la localidad, ha permitido que se mantenga viva esta antigua tradición”.

La locada está compuesta por seis locos y la loquilla. Estos son bailarines que tocan las castañuelas a la vez que van danzando, su danza consiste en hacer cambios y cruces bailando danzas completas o medias. La loquilla simboliza a los inocentes que iban a ser asesinados por el Rey Herodes.

Esta mañana también Fuente Carreteros ha celebrado el baile del oso, danza que tiene una simbología vinculada a lo agrario y religioso. El oso está basado en la superstición terrenal, el sentido de la misma era el de espantar los malos augurios, acontecimientos, noticias y cosechas, para que dejen paso a un año fructífero y lleno de trabajo. Cada azote que el hombre da al oso pretende la marcha de esos malos augurios.

Pero hoy el oso casi que ha dejado ese simbolismo para dar paso a una especie de juguete que fascina a los pequeños de Fuente Carreteros que dentro de no muchos años bailarán también cada 28 de diciembre recordando a sus antepasados centroeuropeos.

Etiquetas
stats