Nada es imposible y nada es inalcanzable en Viana

Un visitante en una de las obras de Viana. | TONI BLANCO
Una exposición que incluye a la iglesia de la Magdalena muestra obras que son resultado de la colaboración de artistas y chicos con autismo

Las personas que viven con el autismo lo hacen en un mundo propio especial y, a veces, hermético. Su dificultad para asomarse a los mundos de los demás es uno de sus principales problemas. Pero se pueden encontrar puentes por los que pasar para llegar a los otros. Uno de ellos es el arte y la expresión creativa. Y eso es lo que puede verse a partir de este miércoles en el Palacio de Viana y en la iglesia de la Magdalena. Allí se exponen 28 obras que son producto de la colaboración de otros tantos artistas y 30 chicos con autismo bajo el título Lo imposible, lo inalcanzable. Un enorme tiburón infalible sobrevuela un patio, pequeñas figuras recogen agua de una fuente, retratos enmarcados en el interior de un espacio arbolado, un tebeo del Capitán Nazareno...

La exposición es también producto de la colaboración entre la Fundación Cajasur, las dos asociaciones de familiares de personas con autismo y una iniciativa que busca innovar socilamente a través del arte y que se llama Universidad Emocional. “Todo partió de Elena Martínez, una de las patronas de la Fundación, que nos puso en contacto con las asociaciones de familiares, nos conectó a distintas realidades, como el autismo, y acabamos soñando con hacer algo ambicioso tanto en recursos como en sensibilidades”, ha señalado el director de la Fundación Cajasur, Ángel Cañadillas.

A través de la Universidad Emocional se puso en contacto a los creadores con los jóvenes con autismo. “Hicimos un estudio previo para buscar compatibilidades y luego nos encontramos con casos de artistas que nos decían que estaban trabajando con alguien que era igual que ellos de pequeños”, sonreía Francisco Pérez Valencia, comisario de la muestra y responsable de la Universidad Emocional.

Miguel Ángel López, presidente de una de las asociaciones de familiares recordó que en Córdoba hay más de 7.000 personas diagnosticadas con autismo. En total, hay 120 familias asociadas que luchan por integrar a sus hijos en las escuelas y en los puestos de trabajo.

Uno de los jóvenes integrantes de la experiencia ha sido Ricardo Pozo quien ha trabajado con Agustín Israel, creador del superhéroe más descacharrante del firmamento: el Capitán Nazareno. “Es el salvaguarda de las esencias sevillanas, pero gracias Ricardo nos lo hemos traído a Córdoba en un cómic donde salva el secreto del perfecto salmorejo cordobés”, señala Israel. El cómic es producto de las conversaciones entre el autor y Ricardo, forofo del típico plato. “Me encanta el salmorejo, pero no todos los salmorejos, me gusta el que es suave y cremoso”, apunta el chico. Ricardo suele ir siempre con una o dos pajitas para beber en el bolsillo y una lluvia de pajitas será la que, precisamente, logre inmovilizar al villano del tebeo y poner a salvo la receta secreta del perfecto salmorejo cordobés.

Etiquetas
stats