La Fragua abre sede en Córdoba: ha nacido Combo

Inauguración de la sala Combo. | MADERO CUBERO
La nueva sala quiere servir de punto de encuentro y reflexión para artistas y vecinos

En el convento de Santa Clara de Belalcázar, en plena sierra, funciona la residencia de artistas La Fragua. En 2011, después de la restauración de parte del convento, que amenazaba ruina, el Ayuntamiento decidió cedérselo a Javier Orcaray para desarrollar su proyecto. Se trataba de implantar en Sierra Morena un centro que, como otros que funcionan en centroeuropa y en norteamérica, aglutinase a lo más vanguardista del arte contemporáneo con lo rural. Pues bien, tras cuatro años de trabajos en la provincia, La Fragua ha abierto sede en Córdoba. Se llama Combo y se inauguró este viernes por la noche.

En la calle García Lovera, junto a Radio Córdoba, en un local que era un antiguo bar, Combo se abre como un gran ventanal al particular universo de La Fragua. La idea es invitar a artistas que no se conozcan entre ellos a pasar unos días en la residencia creando. El resultado se expondrá conjuntamente (un combo) en la sala de la capital. Combo se ha inaugurado con la exposición Las profecías de la ensoñación, de Iván Izquierdo y Anders Gronlien, que muestran en sus trabajos de pintura, escultura y vídeo sus reflexiones sobre la figura del filósofo Averroes.

Pero Combo no quiere ser solo una sala más en Córdoba -ciudad, por otro lado, carente de una red cultural privada que exponga y comercialice el arte contemporáneo-, sino que pretende ser un centro de encuentro “donde se desarrollen iniciativas culturales para los vecinos, donde se acojan proyectos, se impartan cursos, talleres u ofrezcan charlas”, explica Gaby Mangeri, una de las responsables de La Fragua.

Algo parecido a lo que ha ocurrido en Belalcázar donde los artistas trabajan en Santa Clara, a unos 15 minutos andando del pueblo, viven y exponen en Belalcázar. Escultores, bailarines, escritores, pintores o fotógrafos que se hospedan en Casa de Manolo y se relacionan con los vecinos, habituados ya a toda esa gente “rara”.

Etiquetas
stats